Cuando te preguntas por tus facultades mentales

Hace poco tuve que hacer un trámite legal y me preguntaban sin tapujos por mis facultades mentales… que si estaba seguro de ellas y que si no sufría ningún tipo de cuestión que trastornara mi percepción de la realidad, que si estaba en condiciones de firmar el documento, etc. Naturalmente respondí que sí, que nunca había estado tan cuerdo, tendría que haber estado loco como para haber terminado por reconocerlo.Leer más »

La prueba de la lotería

Muchos de nosotros no sabemos realmente qué queremos hacer con la vida. Sentimos que lo que hacemos no nos satisface, pero que nos toca hacerlo porque parece que no hay más salida y quisiéramos estar haciendo otras cosas que nos llenen más o a las que les encontremos más sentido.

Eso que queremos posiblemente no lo hacemos porque creemos que necesitamos dinero y no sabemos cómo sobreviviríamos o no se nos ocurre una manera de que eso nos dé dinero. Quiero proponerte un método simple al que he llamado “la prueba de la lotería”. No sé si sea una creación original mía, pero hace un par de días en una conversación telefónica se me ocurrió de repente y funcionó.Leer más »

Es muy difícil ser simple en medio de gente complicada

Estamos bastante habituados a culpar a los demás de lo bueno y lo malo que nos pasa. Del mismo modo, cuando nos corresponde asumir la parte de responsabilidad que nos toca por el mal [o bien] que le hacemos al mundo, tenemos un montón de excusas y explicaciones para salir en limpio, pero al hacerlo, al desconocer el fondo y la causa de cómo actuamos, nos perdemos del tesoro que representa comprendernos mejor. Sin duda, hay mucha gente que nos hace la vida a cuadritos, pero también se la hacemos a cuadritos a otros más, directa o indirectamente.Leer más »

Cuando reconoces cuánto vales ya no concedes descuentos

Esta es una entrada sobre el poder personal. La cuestión se puede entender así de simple: tenemos dos caminos para situarnos frente a la misma situación; uno es el de la víctima y otro el del empoderado. Normalmente funcionamos en automático, con el interruptor ubicado en el modo “víctima” ¿Cómo es esto?

Leer más »

Neuroderechos, privacidad mental y la digitalización de la consciencia

En los últimos 25 años, paralelo al desarrollo de la Internet, Hollywood nos ha tenido sometidos al más variopinto espectro de películas y series dedicadas a la idea de la digitalización de la consciencia. Desde las noventeras “Matrix” y “Piso 13”, hasta producciones más recientes como “Trascendence” (donde al final toca apagar el mundo para poder sobrevivir…), “Black Mirror”, “Altered Carbon” y “Ghost in the Shell”, la ciencia ficción ha exprimido hasta el cansancio este leitmotiv (y los frikis como yo, lo confieso, nos las hemos visto casi todas…).

Ahora el asunto ha dejado de ser fantasía y se ha convertido en una línea de investigación [y de negocio] lo suficientemente seria como para que empecemos a temer por el último bastión de privacidad que nos queda: nuestro cerebro.

Leer más »

Como no tienen vida propia…

Sí, es esa gente que habla de todo mundo y de cuanta tontería ven por ahí. De ellos está lleno el mundo. Es esa gente que habla de sí misma cada que puede, que no escucha porque está pendiente de pensar qué replicar sobre lo que “a ellos les pasa…”. Son imposibles para conversar, son abundantes y son tenencia. Su síntoma más común es que pasan mucho tiempo hablando de todo el mundo, de si hacen o no hacen, de si vienen o van, de si están o si se quedan.Leer más »

La maestra y el corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención; una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden; el cuadro era caótico. Decidió presentarse:

– Permiso, soy el inspector de turno… ¿Algún problema?

– Estoy abrumada señor, no sé que hacer con estos chicos… No tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles…Leer más »

Tu definición de libertad (Respuestas a Susana)

Aunque no has nacido y ni siquiera sé si lo harás, quiero aprovechar este tiempo para responderte estas preguntas que tal vez me hagas. Es mi deseo que te sirvan para encontrar tu propio camino y tomar tus propias decisiones. Es mi deseo que tu conciencia te permita darte cuenta de que eres lo que decidas ser.

Leer más »