La literatura de la ansiedad sin grasa y del abdomen plano

Vas al supermercado y te encuentras una avalancha de libros de autoayuda escritos por alguna instructora de crossfit, cuyo título te invita a estar en paz, a ser feliz y a “encontrar tu camino” a través de la serenidad que da un abdomen plano.

También está el libro de la modelo de morning show lleno de “secretitos y consejos útiles” para ser más feliz y tener una vida más plena. Ha aparecido otra especie que es la del consultor de negocios que se ha transformado en gurú espiritual en el arte del mindfulness y la felicidad; no sé como sea su abdomen, si ovoide y peludo, pero va en la misma línea de la paz interior cosmética.Leer más »

Anuncios

Métodos sencillos y probados para caer mal y que nadie te aguante

Cada vez más se hace más vomitiva y asfixiante la vida colectiva, ese delirio que pretendemos vivir ahora, esa obsesión por la fama y la aceptación. A muchos nos provoca salir corriendo, quitarlos a todos del camino o inventar algo para que se callen, para que vuelva el silencio, para borrar este error y volver a empezar (“El infierno son los otros” JPS). Existen varios métodos probados para desquiciar a los demás sin desquiciarnos:Leer más »

10+1 Minimalismos productivos para ahuyentar ladrones de tiempo

Hace unos días nos hicimos preguntas sobre cuáles eran nuestros ladrones de tiempo y cómo era que les dejábamos asaltarnos. Ahora, más que ponernos a resolver uno a uno (lo cual también podría ser legítimo), pensemos mejor en la vida propia y lo que podemos hacer para que el uso de nuestro tiempo personal sea consciente, empoderado y tranquilo. Leer más »

Los blogs son como una porcelana fina

 

La cultura en la que vivo es poco dada a leer… Incluso, como he comentado en otras entradas, seguido me encuentro con gente que no tiene idea de qué es “blog” ni para qué sirve. Otro tanto se sorprende de que incluso me atreva a escribir y publicar mis ideas. Me temo que entre las redes sociales, Google, Amazon y los servicios de streaming, se está alimentando una visión de túnel sobre lo que puede ofrecer la Internet.Leer más »

No uses tu minimalismo como vía de escape.

La Bitácora Minimalista

Hola querido Lector. Antes que nada me disculpo por mi ausencia de algunos meses, sé que es poco serio perder asiduidad en la producción de este blog pero practiqué lo que se llama “minimalismo mental”: Si no tengo nada bueno que decir, mejor cierro mi bocota. Esta práctica no es que la lleve a cabo siempre, de hecho puede que generalmente meta la pata y hable de más, pero hay algo favorable en este formato de blog: Puedo escribir tantos borradores como se me antoje, y publicar siempre que esté convencida de hacerlo.

Hay una idea que viene rondando en mi cabeza hace un par de semanas, y que estoy dispuesta a desarrollar en este blog porque creo que puede sernos útil a toda la comunidad minimalista y es, el concepto con el que titulo este artículo: No usar el minimalismo como vía de escape.

Ver la entrada original 1.046 palabras más

Ladrones de tiempo

Cómo perdemos el tiempo
¿Cómo y en qué perdemos el tiempo?

 

Quizás hoy, como nunca antes en la historia, tenemos más posibilidades de perder el tiempo y dejar que se nos vaya por el desagüe. Revisa el cuestionario que verás abajo, pregúntate cuáles son los cinco (5) principales ladrones de tiempo que tienes y márcalos uno a uno dando clic (Termina pulsando el botón “Vote” y podrás ver los resultados generales). Posiblemente descubras cosas sobre tu vida que no sabías…Leer más »

Prometo que esta noche sí me duermo temprano

Somos muchos los que nos acostamos y empezamos a dar vueltas en la cama. Hace un tiempo, en alguna consulta que estuve, me dijeron que era “porque no me rendía, porque no me entregaba”. Parece ser que para dormir hay que entregarse al sueño, pero no encuentro cómo hacerlo, me cuesta trabajo. Entre la pensadera, las ideas locas o ese olvido que llega súbitamente y te despierta antes de dormir, no hay espacio para entregarse…Leer más »

Lo que confesamos los lectores

Existimos seres a quienes nos gobiernan algunas obsesiones. Yo era de esos que me leía libros de principio a fin, no dejaba ni una página. Me sentía “sucio” si dejaba algo sin leer. Hasta las notas de pie de página, las notas de referencia al final de los capítulos o al final del libro y hasta los comentarios de la traducción los revisaba profusamente. Poco a poco y con los años me fui dando cuenta de cosas…Leer más »