Ladrones de tiempo

Cómo perdemos el tiempo
¿Cómo y en qué perdemos el tiempo?

 

Quizás hoy, como nunca antes en la historia, tenemos más posibilidades de perder el tiempo y dejar que se nos vaya por el desagüe. Revisa el cuestionario que verás abajo, pregúntate cuáles son los cinco (5) principales ladrones de tiempo que tienes y márcalos uno a uno dando clic (Termina pulsando el botón “Vote” y podrás ver los resultados generales). Posiblemente descubras cosas sobre tu vida que no sabías…Leer más »

Anuncios

La in–felicidad en el trabajo

En esos momentos fuera del trabajo, cuando sales con tus compañeros a un bar a tomarte unas cervezas y hablamos de las realidades [y tabúes] que no se tocan en la oficina, es que te das cuenta de que el cuento de la tal “felicidad en el trabajo” es completamente irreal. Tan amargo e infeliz se ha vuelto “trabajar”, que alrededor de la etérea idea de la felicidad se ha generado toda una línea de negocio para “dizque hacer” que la gente logre ser feliz trabajando.

De cualquier modo, no quiero quedarme sin preguntarme por qué trabajar termina siendo tan insípido y desgastante; por qué la tal “felicidad en el trabajo” es un ideal cosmético que nos han querido vender desde el utópico mundo de Sillicon Valley, especialmente lejano a la irrealidad de países con alto desempleo y subempleo como los nuestros y con una masa laboral cada vez más hastiada.Leer más »

La escurridiza idea de la felicidad

felicidad

Ser feliz se ha vuelto un cliché fantástico. No sabemos a ciencia cierta de qué se trata. Es algo efímero y gaseoso, algo difícil de explicar y experimentar… pero con todo, seguimos persiguiéndolo con desesperación. Incluso llegamos a tener una teoría personal bastante completa de lo que es la miserable infelicidad, Leer más »

Como no tienen vida propia…

Sí, es esa gente que habla de todo mundo y de cuanta tontería ven por ahí. De ellos está lleno el mundo. Es esa gente que habla de sí misma cada que puede, que no escucha porque está pendiente de pensar qué replicar sobre lo que “a ellos les pasa…”. Son imposibles para conversar, son abundantes y son tenencia. Su síntoma más común es que pasan mucho tiempo hablando de todo el mundo, de si hacen o no hacen, de si vienen o van, de si están o si se quedan.Leer más »

La maestra y el corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención; una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden; el cuadro era caótico. Decidió presentarse:

– Permiso, soy el inspector de turno… ¿Algún problema?

– Estoy abrumada señor, no sé que hacer con estos chicos… No tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles…Leer más »

Día 6: Olvídate del cuento de hadas de la felicidad

Casa-sencilla

Ahora por decirte esto no te vas a volver un “infeliz” solo por experimentar la contra–idea. ¡No! Además de que tienes esa cierta propensión a la infelicidad y al desasosiego. Más que nada, creo que lo importante es que nos hagamos muchas preguntas y que nos aseguremos de que queden claras unas cuestiones clave:Leer más »

Principio del vacío (Sobre el posponer todo…)

vacio

Usted tiene el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabe cuándo) podrá precisar de ellos.

Usted tiene el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues piensa que en el futuro podrá hacer falta.

Usted tiene hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo.

Usted tiene el hábito de guardar resentimientos, tristezas, miedos, entre otras más.

Leer más »

Entrenamiento para el juicio final…

juicio-final
Juicio final ante Osiris, papiro egipcio. El corazón, símbolo de la consciencia y la moralidad, es pesado por Anubis; el contrapeso era la pluma de Maat, símbolo de la verdad y la justicia universal.

Si cada uno de nosotros hiciera el ejercicio de pensar en qué le van a poner en el lado de la balanza de las “buenas obras” y en el otro lado de las “malas actuaciones”, quizá la discusión se convertirá en una bizantina contradicción de ambivalencias.Leer más »