Leyes de Murphy Corporativas (4ta y última parte)

Leyes de Murphy para la gestión directiva: “Se concederá autorización para un proyecto cuando ninguno de los que lo autoriza pueda ser culpado si el proyecto fracasa, o se puedan atribuir el éxito si el proyecto sale adelante”. Es común que muchas veces no se sepa quién tiene la razón, pero sí quien manda; si tiene dudas recurra a esa persona y nadie la culpará si las cosas fallan.

Si es claro que usted es quien tiene la razón, no se lo haga saber a nadie; usted es un mercenario, actúe encubierto. Recuerde que: “un buen gerente puede tomar una decisión sin datos suficientes, y que un gerente perfecto puede trabajar en la más completa ignorancia”.Leer más »

Leyes de Murphy en el trabajo y la oficina (tercera parte)

Siempre que alguien le ofrezca ayuda evalúe si esa “ayuda” no empeorará las cosas. Esto funciona en doble vía según la ley de Sodd: si usted ofrece ayuda, piense en cómo contribuirá a resolver el asunto; tal vez su intervención termine empantanándolo todo y usted salga más embarrado de lo que estaba antes de abrir su boca, sin mencionar las complicaciones adicionales que pueda crear al problema que existía. De ninguna forma hablamos de que la ayuda sea mala, sino que en ocasiones puede complicarlo todo un poco más.

Leer más »

Leyes de Murphy en el trabajo y la oficina (primera parte)

ley murphy trabajo oficina

Este será un viaje no apto para optimistas y pensadores positivos. Las ineludibles Leyes de Murphy son una abundante fuente de complicaciones en el mundo laboral.  Voy a repasarlas y divertirme un poco con ellas.  Iniciaré una breve selección de algunas de las más descaradas y comunes recorriéndolas en cuatro entregas semanales. Seguro que te verás en cada una de ellas y descubrirás que a todos nos pasa.Leer más »