Llega el momento en que tus demonios piden un infierno más grande (y P2)

Tus demonios en realidad no te piden un infierno más grande, sino que necesitan tomar el espacio necesario para habitar cómodamente según tu propia ignorancia. Es tu infierno, pero no lo administras; como tampoco sabes qué tamaño tiene entonces mandas toda clase de demonios para que vivan allá y la población crece y crece. Sigue leyendo

Llega el momento en que tus demonios piden un infierno más grande (P1)

¿Qué es lo más bajo y oscuro que puedes experimentar? Nuestra sombra es algo que nos pertenece, que nos describe. Somos el cielo y el infierno, la luz y la oscuridad al mismo tiempo; somos la dualidad que intenta unificarse en nosotros. Me pregunto si esto tiene límite, hasta dónde llegará, qué seré capaz de hacer o dejar de hacer, qué seré capaz de hacer, de ignorar, de escupir.

Sigue leyendo

El camino del héroe: la noche oscura del alma (4)

Lonely man walking on a beach

No todo en el camino del héroe son laureles, pruebas superadas y triunfos. También están presentes los momentos de desesperación, tristeza, soledad y confusión. El héroe se tiene que medir por sí solo a las pruebas y a la incertidumbre de verse vulnerable, enfrentando lo que se conoce como: la noche oscura del alma. Sigue leyendo

El camino del héroe: La Iniciación (3)

rito-de-paso

¿Te has sentido en medio de un ritual de iniciación en algún misterio de la vida? Ya no iniciamos el alma en ningún saber oculto; simplemente llenamos la cabeza de títulos y conocimiento instrumental para encajar en un sistema donde todo es consumible, rentable y pre-diseñado. La iniciación en el camino del héroe es un paso crucial para el proceso que se emprende una vez estamos arrojados a la aventura. Como lo aclara Campbell en su libro: Sigue leyendo

El Camino del Héroe: Negarse al llamado o decidirse a cruzar el umbral (2)

ballena-jonas

Seguramente nos hemos sentido estancados, perdidos, sin rumbo y sin propósito. Decimos que estamos “de malas” y dejamos “al afuera” la raíz de todo lo que nos ocurre, como si el mundo nos debiera algo. Vienen a nuestra puerta múltiples llamadas a la aventura y varias de ellas simplemente no las contestamos o les damos la espalda; de un portazo nos negamos quizás por aferrarnos a la idea de seguridad que abrigamos. Ya hemos revisado el llamado a la aventura cuando es aceptada. Lo que viene a continuación es el costo de no aceptar el llamado, a lo que Campbell se refiere como: Sigue leyendo

Breve historia del día en que acepté la aventura

country road

Fue el 26 de abril de 2006, y justo regresaba de unas largas y poco planeadas vacaciones. Todo empezó con una llamada telefónica como a eso de las 9:00 de la mañana: era mi jefe de ese tiempo, venía de camino del aeropuerto y luego de un breve saludo me dijo con prontitud que me dirigiera a otra sede de la compañía donde debíamos reunirnos con alguien más y que luego me quedara con ella para revisar personalmente algo importante que tenía que ver conmigo. Sigue leyendo

El Camino del Héroe: La separación y el llamado a la aventura (1)

Dios_mercurio_Anamabe

Cualquier cosa que te cambie las tripas de lugar es el comienzo del camino del héroe… La llamada es el primer paso: Tienes un pálpito, sientes que algo te va a pasar, algo absolutamente tentador y seductor, algo que no tienes ni idea sobre si es “bueno” o “malo” o sobre cómo saldrá. La llamada a la aventura puede ser para vivir o para morir. Puede ser la promesa de una nueva vida o un absoluto fracaso. La llamada a la aventura encierra temor y, sobre todo, riesgo. Sigue leyendo

El Camino del Héroe

Dios-Apolo-Heroe

¿Cómo y cuándo te has conectado con tu propio heroísmo? Nos hemos creído el cuento de que jamás hemos hecho nada heroico. Si nos preguntan por nuestros héroes, nos toca hacer una pausa y empezar a repasar mentalmente la lista para encontrar varios nombres al azar; incluso varios de ellos los decimos con duda porque no estamos seguros de “qué tan héroes son” para nosotros. Otras veces, como he podido atestiguarlo, empezamos a decir con un leve balbuceo que nuestros héroes son “nuestros padres” como si se tratara de un infantil y socialmente aceptable acto de lealtad el hecho de reconocer que ellos “lo fueron” (y digamos que de hecho  ha sido así). Sigue leyendo