La tiranía del “Superyó laboral” y cómo superarla

Antes de que nos mate a todos [en estos tiempos]

Una de las sombras más detestables y alienantes que nos está mostrando este tiempo es el demonio de nuestro “superyó” laboral. Te aclaro que no me refiero a la idea “exitológica” del trabajador super–efectivo, que da “la milla extra” y que es un dechado de productividad. No, para nada, al contrario, hablo de ese demonio que nos ataca a varios, que nos tiene trabajando más de lo necesario y que, a los que seguimos contando con la suerte de tener trabajo [remoto], nos está llevando a que cada día nos sepa más a mierda. Veamos de qué se trata.Leer más »

La vida en “modo avión”

Cuando dejamos el móvil en modo avión sabemos que ese ícono lo detiene casi todo, pero hasta cierto punto podemos seguir operando el equipo y haciendo otras cosas en él. Una parte se adormece, se desconecta para no molestar y el resto sigue andando normalmente o con funciones restringidas.

Lo que nos ocurre en este momento nos da la lección desde la función que es fundamental para sobrevivir: Respirar. Nos acostumbramos a respirar agitados, a respirar mal. Somos poco conscientes de la forma como respiramos. No nos detenemos a respirar ni le damos respiro a nada… y peor aún, detenerse a respirar es visto como un signo de debilidad, falta de motivación, distracción, improductividad y desinterés.

Lo que pasa ahora puede ser un símil del “modo avión”. Tal y como le he visto a mucha gente ignorar la orden de activarlo durante los vuelos, luego de que la tripulación lo solicita, así luce lo que nos pasa ahora a todos. Creo que muchos de ustedes están tan hastiados de conversar del asunto del Covid–19 como lo estoy yo y de toda la ola de info–toxicación estupideces, ansiedad y poesía que ha desatado; así que por ahí no será el tema esta vez.Leer más »

Anonimato: Descansar haciéndose invisible

Hace poco estuve de vacaciones y no pensé que finalmente la concepción de descanso sufriría una mutación hacia el poder evitar ser encontrados… hacia el hacernos decididamente invisibles. Whatsapp ha sido la estocada final que nos ha puesto en la posibilidad de ser encontrados y “endosados” en cualquier momento y lugar, si nos descuidamos y dejamos abierta alguna conexión. Un mensaje, un audio, cualquier texto y ya hay comunicación, no hay escapatoria.Leer más »

Cuando abra la boca, hágalo sin cagarla

niña-avion

Un hombre estaba sentado en el avión al lado de una tierna niña, miró a la niñita y le dijo:

– Charlemos… he oído decir que los vuelos parecen menos largos si uno conversa con la persona que tiene al lado.

La pequeña, que acababa de abrir un libro para ponerse a leer, lo cerró lentamente y dijo con voz suave:

– ¿Sobre qué le gustaría conversar?Leer más »

Olor a libro

Oler-libro

El gozo es poderoso y también personal. Hay gente que goza comprando ropa, accesorios, perfumes, licores y esa clase de cosas. No obstante, también quedamos al margen los que gozamos comprando libros. Somos bastante escasos y raros.

Hace poco, en un curso que estaba haciendo, dos compañeras me cuestionaron con vehemencia porque dije en voz alta que me encantaba comprar libros y que no se los prestaba a nadie porque “los libros no perdonan ser compartidos con quien no lo merece”. Lo menos que me dijeron fue: “egoísta…”, que para qué compraba libros…, que para qué tener libros parqueados en la casa… y un largo etcétera…Leer más »

Cómo nos definen las intenciones

Caemos fácilmente en la ilusión de creer que podemos juzgar lo que somos y lo que son los demás simplemente por lo que hacemos o les vemos hacer. Este es el error común de la mente en la superficie, del estado de consciencia adormecida en el que constantemente vivimos. Realmente hay razones más profundas y simples para comprender por qué actuamos de determinada manera.Leer más »