Exigir el máximo para pagar el mínimo

Tomado de: http://www.pulselive.co.ke/bi/strategy/kenya-15-000-human-resource-managers-risk-getting-fired-id6810137.html

Se requiere profesional en programación con conocimientos en… [Larga lista de nombres extraños…] y experiencia en… [esto, lo otro y lo de más allá] en empresas de… [la lista Fortune 500]. La persona debe tener capacitad de trabajo bajo presión (traducción: capacidad para aguantarse un trabajo de mierda), trabajo en equipo (competencia completamente inútil y frustrante en culturas empresariales basadas en la filosofía del “sálvese quien pueda”), capacidad para la innovación y la solución creativa de problemas (habilidad sistemáticamente bloqueada por jefes promotores del statu quo), adaptabilidad al cambio (pero al cambio impuesto por otros… si propone cambios nadie le escuchará). Leer más »

Anuncios

La inutilidad de 80 mirones

Esta es la dinámica de los habituales grupos de mirones después de un accidente ¿Se te hace conocido?:

  1. Se multiplicarán exponencialmente en cuestión de segundos… los mirones
  2. Inicialmente ninguno hace nada por la víctima
  3. Rápidamente empezarán a sacar sus celulares
  4. Tomarán fotos y vídeos que empiezan a subir a las redes sociales… el sueño de los “likes” se alienta
  5. Todavía nadie hace nada por la víctima…
  6. Todos gritan que alguien debería hacer algo ¡Que alguien haga algo!
  7. Hasta ahora ninguno intenta nada
  8. Todos siguen sin socorrer a la víctima ni llamar a una línea de emergencia
  9. Minutos después aparece alguien que no forma parte del grupo de mirones, pero que empieza a hacer algo
  10. Algunos de los mirones empiezan a gritar dándole consejos de qué hacer al que decidió actuar
  11. Ninguno de los”consejeros” había hecho nada antes… y sigue sin hacerlo
  12. El que se ofreció a ayudar también tiene la iniciativa de tomar su celular y llamar para pedir ayuda
  13. Los mirones empiezan aconsejarle a dónde llamar… ninguno lo había hecho antes
  14. Los mirones empiezan sus conversaciones inútiles sobre quién tuvo la culpa
  15. Los mirones proponen lo que la víctima “debió haber hecho” para evitar accidentarse (o recibir el tiro si es el caso)
  16. Llega la ayuda y los  mirones se callan, por fin solo habla el que ayudó y para la policía es el primer sospechoso…
  17. Han pasado varios minutos y la víctima agoniza mientras se decide quién pagará la cuenta
  18. La víctima sale en ambulancia y los mirones se quedan sosteniendo la conversación inútil…

Inútiles…

 

*

La “crítica constructiva” es como perfumar estiércol

A veces se me hace que eso de la tal “crítica constructiva” es una mentirilla como la de las botellas de plástico con menos plástico y las balas de plomo con menos plomo. La botella de plástico sigue teniendo plástico y la bala sigue siendo bala. La una contamina a más no poder y la otra sirve para asesinar. Decir que una crítica es constructiva es como perfumar estiércol.Leer más »

Como no tienen vida propia…

Sí, es esa gente que habla de todo mundo y de cuanta tontería ven por ahí. De ellos está lleno el mundo. Es esa gente que habla de sí misma cada que puede, que no escucha porque está pendiente de pensar qué replicar sobre lo que “a ellos les pasa…”. Son imposibles para conversar, son abundantes y son tenencia. Su síntoma más común es que pasan mucho tiempo hablando de todo el mundo, de si hacen o no hacen, de si vienen o van, de si están o si se quedan.Leer más »

Critica mi vida cuando la tuya sea un ejemplo

 

Criticar-vida

Sí, hazlo cuando estés seguro de que no te ha pasado, de que no lo has hecho o de que ni siquiera te ocurrirá, sólo en ese momento siéntete con el derecho de criticar mi vida. Inclusive, ni siquiera entenderás en qué contexto me ocurre lo que me ocurre, ni por qué hago lo que hago, ni cómo decido lo que decido. Mi frase quizás te sonará impertinente y hasta grosera, pero ¿Quién fue el que se metió primero donde no era llamado ni bien recibido?Leer más »

Cómo saber si nos estamos “dando látigo”

auto-flagelacion-darse-latigo

¿Todavía no crees que te das látigo? Ya hemos revisado por qué lo hacemos. A veces es tan inconscientemente que no lo percibimos, por eso en esta entrada nos aproximaremos a entender cómo es que ocurre.

Auto–crítica permanente

La auto–crítica es una especie de castigo verbal auto–inflingido.   Nos maltratamos  mentalmente porque no hicimos lo suficiente o lo que creíamos correcto. La autocrítica te enseña cuáles son las voces que te habitan, qué es lo que “piensan” esas voces, cuáles son sus creencias y sobre todo, cuáles son los estándares aprendidos.Leer más »

Por qué nos damos látigo

darnos-latigo-autoflagelarnos

Si hay un lugar donde nos habitan demonios es en nuestra propia cabeza. Somos la causa de lo que nos ocurre, ya sea porque nos lo hacemos o porque permitimos que nos lo hagan. Con esta entrada empiezo una serie para revisar por qué nos “damos látigo”, cómo nos castigamos y qué podemos hacer para erradicar esa tendencia. Entremos en materia.Leer más »

Un día a la vez

Mati-papa-en-hamaca

No sé si sea cuestión de la edad o qué, pero cada vez se torna más serio eso de no postergar más todo aquello que es importante hacer en la vida. Ahora es real el hecho de que se nos acaba el tiempo, ya empieza a desvanecerse esa idea de la “inmortalidad” y toda esa mitología de Men’s Health y Vanidades. Resultó ser que todo era un cuento, y así mi abdomen estuviera plano y correctamente demarcado, las cosas seguirían iguales.

Ya es momento de llegar a la “mediana edad” y de quitarnos las máscaras, poner las cosas en perspectiva y hablar de frente de lo que ocurre. Treinta y ocho años después y en general para los nacidos en la segunda mitad de la década de 1970, probablemente sea esto lo que nos está pasando.Leer más »

El tiempo por el desagüe

desague

¿Por qué si la vida es tan corta, hacemos tantas cosas que no nos gustan y tan pocas cosas que nos apasionan?

Hace poco fue mi cumpleaños. Como dicen por ahí: “Estoy en una edad en la que estoy demasiado viejo para buscar trabajo y demasiado joven para morir”. Esta parece ser toda una cuestión existencial, pero vista con calma, tiene más de las socorridas enfermedades sociales de las que tanto he conversado en el blog.

Finalmente ¿Quién es el que pone el límite? ¿Quién juzga eso? Pues todos nosotros, el colectivo. Todo esto se ha convertido en una costumbre. Un laptop comprado hace tres años es viejo, así funcione perfectamente y así los nuevos hayan evolucionado muy poco. Lo mismo parece ocurrir con todos nosotros: nos hemos acostumbrado a tratar a los demás y a nosotros mismos como material desechable, como bienes consumibles.Leer más »

Alardeando de un trabajo que detestas

2015-11-12 23.24.56
Imagen tomada de: https://www.facebook.com/pictoline

Secretamente me lo había preguntado muchas veces, pero no me atrevía a ponerlo en público por aquello del “qué dirán” de mí en plena era de la web 2.0 y ante las deslumbrantes oportunidades de interacción que nos ofrece. Podría ser que yo sonara anticuado o me fuera en contra de la sagrada sabiduría contemporánea de las redes sociales que tan convincentemente nos han hecho creer que “existimos si estamos presentes en ellas”. Ya me he ensañado un poco contra Facebook (en especial por el uso que se le da, porque la herramienta en sí me parece formidable…) y esta vez el turno es para Linkedin.Leer más »