Sanar

Mago-Sanar

Y el anciano mago dijo:

Sanar heridas no es hacerse reiki, colocarse cristales y abrirse Registros.

Sanar no es leerse tarot, tomar flores de Bach y pendulear con un hebreo.
Sanar no es sólo armonizarse.

Sanar es HACERSE CARGO, y eso no es para cualquiera, es solo para valientes y corajudos que se animan a adentrarse al alma , seguir su guía y dirección.Leer más »

El vicio de opinar y el arte de callarse

“Procura que tus palabras sean superiores a tu silencio” (Dinouart)

Nunca en la historia habíamos tenido tantas posibilidades para opinar de lo que sea, como queramos y donde nos plazca. En unos países más que otros, más o menos expuestos, con o sin riesgo, dentro del sistema o fuera de él, a favor o en contra de una facción… de cualquier modo podemos opinar y no solo eso, también se nos alienta a hacerlo de muchas maneras.

Tener un blog como este es una manera de opinar, es toda una plataforma pensada para escribir nuestros “grafiti con puntuación”. El problema es cuando tomamos la opinión como costumbre, como adicción y, finalmente, como vicio. ¿Por qué nos cuesta tanto callarnos?Leer más »

No es amor al orden, es amor a la armonía

Me he dado cuenta de que a algunos nos tiene sin cuidado el orden y la disciplina, así como el rigor y el cumplimiento. Vemos con cierto desdén esas “virtudes” del mundo de los “valores patriarcales”, o lo que es lo mismo, esos condicionantes de los “buenos niños” para que nos quieran los demás, en especial nuestros “padres reales” o los “padres imaginarios” que vamos adoptando–creando conforme pasa el tiempo y vamos creciendo [y envejeciendo]. Definitivamente en nombre del orden hemos hecho mucho daño y hemos roto todas las armonías. Solo mírate y mírame para que lo entiendas.Leer más »

La tiranía del “Superyó laboral” y cómo superarla

Antes de que nos mate a todos [en estos tiempos]

Una de las sombras más detestables y alienantes que nos está mostrando este tiempo es el demonio de nuestro “superyó” laboral. Te aclaro que no me refiero a la idea “exitológica” del trabajador super–efectivo, que da “la milla extra” y que es un dechado de productividad. No, para nada, al contrario, hablo de ese demonio que nos ataca a varios, que nos tiene trabajando más de lo necesario y que, a los que seguimos contando con la suerte de tener trabajo [remoto], nos está llevando a que cada día nos sepa más a mierda. Veamos de qué se trata.Leer más »

Las dudas que en la noche eran tinieblas, son simples tonterías a la luz del Sol

¿Recuerdas cuáles han sido tus momentos más oscuros hasta ahora? ¿Cuáles han sido tus noches oscuras del alma? ¿Qué pensabas en ese momento? ¿Cómo te sentías? Era como estar en el fondo de un hoyo oscuro y sin salida. Mirabas para los lados y no veías nada; mirabas hacia arriba con la esperanza de encontrar luz y una pista de cómo salir… y tampoco… lo único que había era más oscuridad… Entonces ¿Cómo saliste?Leer más »

Cómo nos sigue estafando la universidad

Esta temporada ha sido propicia para ponerme al día en mi larga e interminable lista de lecturas pendientes. Ya llevo leído un libro y voy exactamente por la mitad de otro, pero conforme avanzo me doy cuenta de una verdad que empecé a arañar justo después de graduarme de la universidad: ¡Y es que me estafaron!Leer más »

El Hoyo: un análisis aficionado para que no te molestes en leerlo

No espero que nadie lea esta entrada. Es la primera vez que escribo una entrada espontánea y a dos manos. Esta vez la protagonista fue mi amiga del alma, Claudia Mesa. Hace unos días me recomendó que me viera las películas “El Hoyo” (la española) y “Parásitos” (la coreana). En la noche del jueves pasado hice la tarea de ver El Hoyo y hoy sábado le di mis comentarios. Si no te has visto la película, no sigas, si ya la viste, no importa que leas esto. En todo caso, no quería dejar perder este humilde y desapasionado análisis de lo que más nos gustó de una película que, para nuestro gusto, es sencillamente brillante.

Este diálogo transcurre a través de un chat de Whatsapp, así que me di a la tarea de copiarlo tal cual y sin correcciones. De antemano me excuso por los posibles errores.

Leer más »

Confía al cruzar el puente en medio de la niebla

Es fascinante estar en este momento de la historia. Probablemente poca gente lo vea o lo sienta así y es entendible. Cada quien en su realidad, en las tensiones de su propia supervivencia y en su respectivo grado de consciencia, evaluará la misma situación con una escala singular. El asunto de fondo es la pregunta: ¿Cuál es el sentido y propósito superior de todo esto? ¿Esto qué tiene que ver conmigo?

Ahora bien, que si el patógeno fue creado, que si fue un bio–ataque entre potencias, que tiene y no tiene genes insertados de otros virus, que un país lo ha hecho mejor que otro paliando la situación, que un día son tantos y al otro más… que unos mueren y otros sobreviven, que si ancianos o jóvenes, que si soplamos o no soplamos, que en casa debe haber la zona limpia y la zona sucia, que si salimos y no salimos, que la cura mágica, que la cura cierta, que el tratamiento falso, que si un líquido u otro, que esto sí funciona y lo otro no, que lo que se debiera haber hecho o dejado de hacer… y otro largo bla, bla, bla…

Creo que ya estamos llegando al punto de saturación con todo esto. Más y más información, más noticias que no llevan a nada y que lo único que hacen es alejarnos de la gloriosa oportunidad nunca antes vista en muchos siglos.Leer más »

La vida en “modo avión”

Cuando dejamos el móvil en modo avión sabemos que ese ícono lo detiene casi todo, pero hasta cierto punto podemos seguir operando el equipo y haciendo otras cosas en él. Una parte se adormece, se desconecta para no molestar y el resto sigue andando normalmente o con funciones restringidas.

Lo que nos ocurre en este momento nos da la lección desde la función que es fundamental para sobrevivir: Respirar. Nos acostumbramos a respirar agitados, a respirar mal. Somos poco conscientes de la forma como respiramos. No nos detenemos a respirar ni le damos respiro a nada… y peor aún, detenerse a respirar es visto como un signo de debilidad, falta de motivación, distracción, improductividad y desinterés.

Lo que pasa ahora puede ser un símil del “modo avión”. Tal y como le he visto a mucha gente ignorar la orden de activarlo durante los vuelos, luego de que la tripulación lo solicita, así luce lo que nos pasa ahora a todos. Creo que muchos de ustedes están tan hastiados de conversar del asunto del Covid–19 como lo estoy yo y de toda la ola de info–toxicación estupideces, ansiedad y poesía que ha desatado; así que por ahí no será el tema esta vez.Leer más »