Llega el momento en que tus demonios piden un infierno más grande (P1)

¿Qué es lo más bajo y oscuro que puedes experimentar? Nuestra sombra es algo que nos pertenece, que nos describe. Somos el cielo y el infierno, la luz y la oscuridad al mismo tiempo; somos la dualidad que intenta unificarse en nosotros. Me pregunto si esto tiene límite, hasta dónde llegará, qué seré capaz de hacer o dejar de hacer, qué seré capaz de hacer, de ignorar, de escupir.

Sigue leyendo

La “crítica constructiva” es como perfumar estiércol

A veces se me hace que eso de la tal “crítica constructiva” es una mentirilla como la de las botellas de plástico con menos plástico y las balas de plomo con menos plomo. La botella de plástico sigue teniendo plástico y la bala sigue siendo bala. La una contamina a más no poder y la otra sirve para asesinar. Decir que una crítica es constructiva es como perfumar estiércol. Sigue leyendo

Siete paradojas intrínsecas del minimalismo

que-se-vayan-al-diablo

Hace poco le decía a alguien que el minimalismo es ver todo lo que hay a tu alrededor y mentalmente cerrar tu mano y luego extender grácilmente tu dedo del corazón y exhibirlo con firmeza, en tono de: “me importa un bledo todo”. Es toda una paradoja, una contradicción, al final los minimalistas podemos llegar a ser más complicados que el resto porque poco a poco nos deja de gustar este juego, desenmascaramos el truco, despertamos del supuesto encanto.

Estas son las siete paradojas que, a mi juicio, nos enredan la mente y el alma como minimalistas. Sigue leyendo

Cómo montarse en el caballo correcto

Estas son algunas ideas para que entiendas por qué te va mal y qué podrías hacer para que te vaya mejor. Este es un resumen no oficial del libro “Intuiciones Ganadoras” de Al Ries y Jack Trout.  Si te educaron bajo la idea de “trabaja duro” y espera a que la recompensa llegue, quizás la cuestión sea otra: más que esfuerzo, lo que se necesita es inteligencia para saber emplear la energía adecuadamente y estar en el momento indicado… Muchas de estas ideas me han servido hasta ahora. Sigue leyendo

Olvido: Cómo hacer para borrarte de la cabeza eso que no se borra del alma

Tenemos recuerdos más o menos vívidos que llevamos en el bolsillo y sobre los que podemos regresar cada que queramos. Hoy día es complicado porque la fotografía y el vídeo conviven cotidianamente con nosotros.  Esto hace que el acto de olvidar sea más complejo. Poéticamente decimos que el “tiempo” cura todo, pero esto es parcialmente cierto porque damos rodeos sobre los mismos recuerdos. Rumiando el pasado, lo que hacemos es mantener la red neuronal y simbólica que sostiene esas imágenes.

Sigue leyendo

Como no tienen vida propia…

Sí, es esa gente que habla de todo mundo y de cuanta tontería ven por ahí. De ellos está lleno el mundo. Es esa gente que habla de sí misma cada que puede, que no escucha porque está pendiente de pensar qué replicar sobre lo que “a ellos les pasa…”. Son imposibles para conversar, son abundantes y son tenencia. Su síntoma más común es que pasan mucho tiempo hablando de todo el mundo, de si hacen o no hacen, de si vienen o van, de si están o si se quedan. Sigue leyendo

La maestra y el corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención; una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden; el cuadro era caótico. Decidió presentarse:

– Permiso, soy el inspector de turno… ¿Algún problema?

– Estoy abrumada señor, no sé que hacer con estos chicos… No tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles… Sigue leyendo

Y último día 10: Suelta… perdona… y olvida

dejar-ir

Decirlo es facilísimo, pero hacerlo es una mierda. Es complicado borrarse de la mente lo que se escribió en el alma. Son recuerdos eternos, y si hiciste como te dije en la entrada de ayer, es mucho peor, la cosa se complica más. Son sensaciones y querer volver a eso es como una droga, como una especie de adicción. También hay que decirlo, hay que reconocerlo. Sigue leyendo

Día 9: Date tiempo, siente y luego existe, en todo caso deja la pensadera

esperar

Indiscutiblemente nos gustan los resultados rápidos. Todo está armado para que así sea y dentro de las actuales trampas de la “idea de la felicidad” está eso de que todo tiene que llegar inmediatamente solo por desearlo, lo cual en sí no tiene nada ni de bueno ni de malo, hasta tanto no se te vuelva una compulsión. Sigue leyendo