El vicio de opinar y el arte de callarse

“Procura que tus palabras sean superiores a tu silencio” (Dinouart)

Nunca en la historia habíamos tenido tantas posibilidades para opinar de lo que sea, como queramos y donde nos plazca. En unos países más que otros, más o menos expuestos, con o sin riesgo, dentro del sistema o fuera de él, a favor o en contra de una facción… de cualquier modo podemos opinar y no solo eso, también se nos alienta a hacerlo de muchas maneras.

Tener un blog como este es una manera de opinar, es toda una plataforma pensada para escribir nuestros “grafiti con puntuación”. El problema es cuando tomamos la opinión como costumbre, como adicción y, finalmente, como vicio. ¿Por qué nos cuesta tanto callarnos?Leer más »

No es amor al orden, es amor a la armonía

Me he dado cuenta de que a algunos nos tiene sin cuidado el orden y la disciplina, así como el rigor y el cumplimiento. Vemos con cierto desdén esas “virtudes” del mundo de los “valores patriarcales”, o lo que es lo mismo, esos condicionantes de los “buenos niños” para que nos quieran los demás, en especial nuestros “padres reales” o los “padres imaginarios” que vamos adoptando–creando conforme pasa el tiempo y vamos creciendo [y envejeciendo]. Definitivamente en nombre del orden hemos hecho mucho daño y hemos roto todas las armonías. Solo mírate y mírame para que lo entiendas.Leer más »

La tiranía del “Superyó laboral” y cómo superarla

Antes de que nos mate a todos [en estos tiempos]

Una de las sombras más detestables y alienantes que nos está mostrando este tiempo es el demonio de nuestro “superyó” laboral. Te aclaro que no me refiero a la idea “exitológica” del trabajador super–efectivo, que da “la milla extra” y que es un dechado de productividad. No, para nada, al contrario, hablo de ese demonio que nos ataca a varios, que nos tiene trabajando más de lo necesario y que, a los que seguimos contando con la suerte de tener trabajo [remoto], nos está llevando a que cada día nos sepa más a mierda. Veamos de qué se trata.Leer más »

La vida en “modo avión”

Cuando dejamos el móvil en modo avión sabemos que ese ícono lo detiene casi todo, pero hasta cierto punto podemos seguir operando el equipo y haciendo otras cosas en él. Una parte se adormece, se desconecta para no molestar y el resto sigue andando normalmente o con funciones restringidas.

Lo que nos ocurre en este momento nos da la lección desde la función que es fundamental para sobrevivir: Respirar. Nos acostumbramos a respirar agitados, a respirar mal. Somos poco conscientes de la forma como respiramos. No nos detenemos a respirar ni le damos respiro a nada… y peor aún, detenerse a respirar es visto como un signo de debilidad, falta de motivación, distracción, improductividad y desinterés.

Lo que pasa ahora puede ser un símil del “modo avión”. Tal y como le he visto a mucha gente ignorar la orden de activarlo durante los vuelos, luego de que la tripulación lo solicita, así luce lo que nos pasa ahora a todos. Creo que muchos de ustedes están tan hastiados de conversar del asunto del Covid–19 como lo estoy yo y de toda la ola de info–toxicación estupideces, ansiedad y poesía que ha desatado; así que por ahí no será el tema esta vez.Leer más »

Nuestra vida solo tiene sentido en el misterio

 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una pregunta que sintieras que valió la pena? ¿Qué hace en últimas que una pregunta valga la pena para ti? ¿Tanta seguridad tienes de lo que crees saber que no te preguntas nada? ¿Qué podrías estar haciendo a un lado simplemente por no preguntar? ¿Cuáles son esas preguntas que tienes por ahí dándote vueltas en la cabeza y que aún no te respondes? ¿Cuántas de esas respuestas permanecen en el misterio más absoluto? Nuestra vida tiene sentido salvo en el misterio.Leer más »

Anonimato: Descansar haciéndose invisible

Hace poco estuve de vacaciones y no pensé que finalmente la concepción de descanso sufriría una mutación hacia el poder evitar ser encontrados… hacia el hacernos decididamente invisibles. Whatsapp ha sido la estocada final que nos ha puesto en la posibilidad de ser encontrados y “endosados” en cualquier momento y lugar, si nos descuidamos y dejamos abierta alguna conexión. Un mensaje, un audio, cualquier texto y ya hay comunicación, no hay escapatoria.Leer más »

Cómo romper el desencanto del alma

Luego de revisar los once síntomas de un alma desencantada es menester concentrarnos en cómo superar el desencanto. De fondo, el mensaje de todo esto es que no hay necesidad de buscar nada afuera, porque adentro tenemos lo necesario para trascenderlo. Si estás pensando en ese viaje a la India para encontrarte, verás que no hay que ir tan lejos ni gastar tanto para volver a tu interior.Leer más »

La literatura de la ansiedad sin grasa y del abdomen plano

Vas al supermercado y te encuentras una avalancha de libros de autoayuda escritos por alguna instructora de crossfit, cuyo título te invita a estar en paz, a ser feliz y a “encontrar tu camino” a través de la serenidad que da un abdomen plano.

También está el libro de la modelo de morning show lleno de “secretitos y consejos útiles” para ser más feliz y tener una vida más plena. Ha aparecido otra especie que es la del consultor de negocios que se ha transformado en gurú espiritual en el arte del mindfulness y la felicidad; no sé como sea su abdomen, si ovoide y peludo, pero va en la misma línea de la paz interior cosmética.Leer más »

Métodos sencillos y probados para caer mal y que nadie te aguante

Cada vez más se hace más vomitiva y asfixiante la vida colectiva, ese delirio que pretendemos vivir ahora, esa obsesión por la fama y la aceptación. A muchos nos provoca salir corriendo, quitarlos a todos del camino o inventar algo para que se callen, para que vuelva el silencio, para borrar este error y volver a empezar (“El infierno son los otros” JPS). Existen varios métodos probados para desquiciar a los demás sin desquiciarnos:Leer más »

10+1 Minimalismos productivos para ahuyentar ladrones de tiempo

Hace unos días nos hicimos preguntas sobre cuáles eran nuestros ladrones de tiempo y cómo era que les dejábamos asaltarnos. Ahora, más que ponernos a resolver uno a uno (lo cual también podría ser legítimo), pensemos mejor en la vida propia y lo que podemos hacer para que el uso de nuestro tiempo personal sea consciente, empoderado y tranquilo. Leer más »