Leyes de Murphy en el trabajo y la oficina (segunda parte)

Murphy trabajo oficina 2 Ya revisamos en la entrada anterior algunas leyes generales y a continuación nos concentraremos en otras más específicas que tienen que ver con las reuniones inútiles, los equipos de trabajo y el desgaste en la relación tiempo / esfuerzo. Si a causa de un problema se convocan muchas reuniones, las reuniones llegarán a ser más importantes que el problema. Cualquier problema sencillo se puede convertir en insoluble si se celebran suficientes reuniones para discutirlo y se cruzan suficientes correos para analizarlo. Habrá mucha gente lista a que digas cómo se puede resolver el problema y que esperarán a que presentes un plan… y programes otra reunión para que expliques cómo lo ejecutarás. Recuerda: una reunión es una situación en la que se levantan actas y se pierden horas. Si existe una manera de retrasar una decisión importante, una burocracia eficaz, ya sea pública o privada, la encontrará. Si a esto le sumamos que hagas lo que hagas nunca será suficiente y siempre tendrás algo pendiente, te darás cuenta de que lo que dejes de hacer será justo aquello por lo que tu jefe o tu cliente te pedirán cuentas primero. En los equipos de trabajo encontrarás cuatro tipos de personas: Los que se quedan callados; Los que hablan de por qué se quedan callados; los que hablan de cómo se deberían hacer las cosas y los que en realidad hacen las cosas incluso sin tener que hablar de ellas. Confía sólo en aquellos que perderían tanto como tú si las cosas fueran mal; recuerda que no se puede saber la profundidad del pantano hasta que no se mete el pie… o inclusive el cuerpo completo… Ten presente que el número de personas que integran un grupo de trabajo tiende a aumentar independientemente del trabajo que haya que realizarse y sólo en momentos de crisis financiera, desocupación o bajas ventas, a alguien se le ocurrirá hacer una reestructuración que mostrará que el mismo trabajo se puede hacer con un porcentaje menor de la plantilla actual. El esfuerzo es una función del tiempo: Esfuerzo = f(t), no al revés como tendería a dictarlo el sentido común. Es fácil entender que mientras el tiempo más se aproxime a cero, el esfuerzo tenderá a infinito. En ese mismo sentido, la información más necesaria será justo la más inaccesible, la que estaría en un correo que ya se borró, o en un formato de archivo incompatible o la que tiene alguien que preciso está de vacaciones o de licencia. Pero no pierdas la fe: cuando parezca que ya no hay nada que hacer y que cualquier esfuerzo es inútil, llegará una solución simple y elemental que siempre había estado en tus narices. El tiempo necesario para rectificar una situación es inversamente proporcional al tiempo que se tardó en crearla. No hay nada tan temporal como lo que se denomina permanente ni nada tan permanente como lo que se denomina temporal. Esto funciona tanto para los impuestos transitorios que fija el gobierno como para los correos electrónicos que se escriben en pocos minutos, sobre todo cuando estamos alterados, pero que se malinterpretan en segundos y que generan tormentas que puede tardar semanas o meses en resolverse. Para finalizar, recuerda que la experiencia es algo que se consigue cuando ya no se necesita y la respuesta inteligente llega a nuestra mente veinticuatro horas después de pasada la discusión. Todos somos más inteligentes después de que nos ocurren las cosas y equivocarse es humano… también culpar a otro es humano… por eso la última persona en ser despedida cargará con la culpa de todo lo que falle en el trabajo, por lo menos hasta que otra renuncie o haya un nuevo despido. Hasta aquí llega el recorrido de esta segunda parte. Vendrá una tercera donde conoceremos la Ley de Sodd para la prevención de “genialidades”, las leyes para los nuevos productos y servicios, la gestión de objetos necesarios – perdidos, y la paradoja de las llamadas telefónicas urgentes.

Anuncios

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.