La maestra y el corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención; una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden; el cuadro era caótico. Decidió presentarse:

– Permiso, soy el inspector de turno… ¿Algún problema?

– Estoy abrumada señor, no sé que hacer con estos chicos… No tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles…Leer más »

Día 6: Olvídate del cuento de hadas de la felicidad

Casa-sencilla

Ahora por decirte esto no te vas a volver un “infeliz” solo por experimentar la contra–idea. ¡No! Además de que tienes esa cierta propensión a la infelicidad y al desasosiego. Más que nada, creo que lo importante es que nos hagamos muchas preguntas y que nos aseguremos de que queden claras unas cuestiones clave:Leer más »

Principio del vacío (Sobre el posponer todo…)

vacio

Usted tiene el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabe cuándo) podrá precisar de ellos.

Usted tiene el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues piensa que en el futuro podrá hacer falta.

Usted tiene hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo.

Usted tiene el hábito de guardar resentimientos, tristezas, miedos, entre otras más.

Leer más »

Entrenamiento para el juicio final…

juicio-final
Juicio final ante Osiris, papiro egipcio. El corazón, símbolo de la consciencia y la moralidad, es pesado por Anubis; el contrapeso era la pluma de Maat, símbolo de la verdad y la justicia universal.

Si cada uno de nosotros hiciera el ejercicio de pensar en qué le van a poner en el lado de la balanza de las “buenas obras” y en el otro lado de las “malas actuaciones”, quizá la discusión se convertirá en una bizantina contradicción de ambivalencias.Leer más »

El botón caliente

boton-caliente-personalidad

¿Con qué reaccionas? Quizás crees que lo sabes, pero en el fondo es pura ignorancia. Lo peor es que incluso llegamos al punto del cinismo y no asumimos que reaccionamos: ¿Reaccionar yo? ¡Pero si soy solo paz y amor! Esa es una de las falacias fundamentales en las que vivimos: todos tenemos un botón caliente, un botón que nos dejamos tocar y que cuando se activa reaccionamos.

Leer más »

El camino del héroe: la noche oscura del alma (4)

Lonely man walking on a beach

No todo en el camino del héroe son laureles, pruebas superadas y triunfos. También están presentes los momentos de desesperación, tristeza, soledad y confusión. El héroe se tiene que medir por sí solo a las pruebas y a la incertidumbre de verse vulnerable, enfrentando lo que se conoce como: la noche oscura del alma.Leer más »

El camino del héroe: La Iniciación (3)

rito-de-paso

¿Te has sentido en medio de un ritual de iniciación en algún misterio de la vida? Ya no iniciamos el alma en ningún saber oculto; simplemente llenamos la cabeza de títulos y conocimiento instrumental para encajar en un sistema donde todo es consumible, rentable y pre-diseñado. La iniciación en el camino del héroe es un paso crucial para el proceso que se emprende una vez estamos arrojados a la aventura. Como lo aclara Campbell en su libro:Leer más »

Critica mi vida cuando la tuya sea un ejemplo

 

Criticar-vida

Sí, hazlo cuando estés seguro de que no te ha pasado, de que no lo has hecho o de que ni siquiera te ocurrirá, sólo en ese momento siéntete con el derecho de criticar mi vida. Inclusive, ni siquiera entenderás en qué contexto me ocurre lo que me ocurre, ni por qué hago lo que hago, ni cómo decido lo que decido. Mi frase quizás te sonará impertinente y hasta grosera, pero ¿Quién fue el que se metió primero donde no era llamado ni bien recibido?Leer más »

El Camino del Héroe: Negarse al llamado o decidirse a cruzar el umbral (2)

ballena-jonas

Seguramente nos hemos sentido estancados, perdidos, sin rumbo y sin propósito. Decimos que estamos “de malas” y dejamos “al afuera” la raíz de todo lo que nos ocurre, como si el mundo nos debiera algo. Vienen a nuestra puerta múltiples llamadas a la aventura y varias de ellas simplemente no las contestamos o les damos la espalda; de un portazo nos negamos quizás por aferrarnos a la idea de seguridad que abrigamos. Ya hemos revisado el llamado a la aventura cuando es aceptada. Lo que viene a continuación es el costo de no aceptar el llamado, a lo que Campbell se refiere como:Leer más »

Breve historia del día en que acepté la aventura

country road

Fue el 26 de abril de 2006, y justo regresaba de unas largas y poco planeadas vacaciones. Todo empezó con una llamada telefónica como a eso de las 9:00 de la mañana: era mi jefe de ese tiempo, venía de camino del aeropuerto y luego de un breve saludo me dijo con prontitud que me dirigiera a otra sede de la compañía donde debíamos reunirnos con alguien más y que luego me quedara con ella para revisar personalmente algo importante que tenía que ver conmigo.Leer más »