Cuando te preguntas por tus facultades mentales

Hace poco tuve que hacer un trámite legal y me preguntaban sin tapujos por mis facultades mentales… que si estaba seguro de ellas y que si no sufría ningún tipo de cuestión que trastornara mi percepción de la realidad, que si estaba en condiciones de firmar el documento, etc. Naturalmente respondí que sí, que nunca había estado tan cuerdo, tendría que haber estado loco como para haber terminado por reconocerlo.

Los locos son los demás, nunca nosotros ¿te parece muy cuerdo todo esto que hacemos?, ¿te has puesto a pensarlo alguna vez? Y es mejor que no lo hagas, porque cuando creemos que pensamos lo hacemos precisamente desde esa locura en la que vivimos. Deberíamos mirarnos al espejo ¿somos una mentira? Tal vez… y si lo somos ¿entonces cuál es la verdad?, ¿cuál es la medida de la realidad para decir que de verdad estamos locos?

¡Ya sé!: preséntame a alguien cuerdo, un hombre, una mujer, un trans, alguien de aquí o de allá, una persona de quien puedas decir que está muy cuerda… ¿y qué es la cordura? Quizás sea lo que sientes que te falta y que ves en otros… me dirás: “es que yo creo que soy un desastre” y te pones a ver a alguien más que parece no serlo, que luce como que lleva una vida un tanto más “cuerda y coherente” y te crees de inmediato el cuento de que esa persona no está loca como tú.

Vivimos en esa comparación, de un modo u otro, pero lo hacemos, no lo niegues. Eso ocurre todo el tiempo. Te lo preguntan en el formulario, en el consentimiento informado que debes llenar, en la póliza de seguro… de verdad que la gente que diseña esas cosas confía ciegamente en el sistema… nosotros somos el sistema y no estamos bien de la cabeza.

¿Qué sería estar sano? En equilibrio… pero ¿cuál es el equilibrio?, ¿cuál es la medida de estar en el justo punto medio? A los psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y toda la gama de terapeutas sociales nos adoctrinan en la idea de la “salud mental” y ¿hay acaso una idea más gaseosa y relativa que esa? Yo estoy sano y tú estás enfermo ¿por qué? ¿quién lo dice?

En últimas ¿qué es la locura? Se me hace delicioso pensar en la “normalidad” como una forma de locura. Te levantas, reniegas del mundo y de no poder dormir más, precipitas ante ti todo el mar de obligaciones que tienes, las que parecen darle sentido a tu vida y luego te pones en marcha para vaciar tu vejiga, desayunar, bañarte, vestirte y otro tanto de cosas. Trabajas en la semana y esperas el “weekend” para volver “a ser quien eres”. Día a día esperas la hora de salida, así sea que las obligaciones que alojas en la mente te sigan persiguiendo a donde vayas.

Es lo que casi todos hacemos, lo que la mayoría asumimos como lo real y natural, entonces creemos que es lo “normal” y como es la tendencia creemos que está bien, que es lo correcto… y por eso tan rápido ponemos la X en el formulario indicando que somos normales y que no tenemos ningún padecimiento mental, que somos unos miembros productivos y bien adaptados de nuestra sociedad ¿a qué costo?, ¿quién has dejado de ser?

¿Cómo serías y cómo te verías si te enloquecieras un poco? ¿cómo sería una vida verdaderamente loca? Por eso creo que no esté tan cuerdo en realidad… recuperaré la cordura cuando enloquezca.

 

😐

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .