Libertad y el credo de Mujica

libertad

Me encantaría preguntarle a mucha gente qué definición tiene de libertad. Creo que la respuesta es fácil de calcular: “Poder hacer uno lo que quiera”. Acto seguido me gustaría preguntarles: ¿Qué significa hacer lo que quieras? ¿Hacer qué propiamente? Tal vez salgan muchas respuestas, algunas muy estándar. Finalmente preguntaría: ¿Para qué quieres hacer lo que quieras…?

Me atrevo asegurar que no estamos listos para ser libres y asumir semejante responsabilidad. En este sentido, vengo siguiendo las opiniones de José Mujica, presidente de Uruguay. No me interesa si en realidad es un buen o mal gobernante; esto solo lo podrán juzgar los uruguayos y la historia. Solo me interesan sus opiniones y su coherencia. Por un momento supongamos que tú y yo conversamos con él:

pepe_mujica–        Dice “Pepe” Mujica: (…) es un grito para decirles a la generación de ustedes “no se dejen robar la vida”, porque para vivir hay que trabajar, ¿Verdad? Y si no trabajás estás viviendo de garrón a costilla de alguien. Y la vida de parásito no es digna, pero tampoco podés vivir nada más que para trabajar. Así de sencillo. Porque lo más glorioso que tenés es la vida. Y eso, que es tan elemental es la cosa que más olvidamos, pero nos lo hace olvidar la cultura, el medio ambiente y sobre todo esa violencia de arrastre que tiene la sociedad de consumo y que parece que si no estamos subidos en ese tren nos vamos a morir. Entonces, claro, yo estoy seguro de que donde hay algún loco como yo, llama la atención.

Respondemos: sí Pepe, tienes razón, y lo peor es que si vieras muchas cosas de aquí, no sé si entenderías por qué corremos esta carrera loca.  A los 40 años ya eres muy viejo para el mercado laboral; para este estrecho mercado que quiere jóvenes talentosos y prometedores, pero que no entiende que el talento también se construye a base de experiencia. Puede que se encuentren jóvenes muy despiertos y preparados, pero son producto de esa academia que tiene mucha teoría pero poca práctica. Para estos chicos el “mundo real” es un eco lejano.

Entonces “Pepe”, tienes que entender que hoy en día, cuando sabes que en unos pocos años el mundo se pondrá así, no puedes hacer otra cosa distinta que trabajar y “aprovechar” para conseguir todo rápido (consumir) porque el tiempo se acaba. También piensas en cómo convertirte en un mercenario del mercado laboral y moverte tan rápido como puedas.

Vivimos en una carrera contra el tiempo. La vida pasa implacable sin esperar a nadie. Todos lo sabemos. Por eso trabajamos hasta el límite de nuestras fuerzas; nos embarcamos rápido en el paquete básico de decisiones de vida (matrimonio, hijos, automóvil y vivienda) y tomamos las deudas cuando somos elegibles y aceptados por los bancos. Recuerda también que somos occidentales, esto es, culturalmente nos educan para vivir hacia fuera, para ser aceptados y validados socialmente por lo que tenemos, así seamos los peores cafres del planeta.

“Pepe”, con lo que te decimos de los jóvenes no se trata de culparlos. Ellos son el prototipo del desencanto; ellos no quieren hacer nada porque crecieron viendo a sus padres quedarse sin trabajo y sobreviviendo entre un empleo y otro. Estos jóvenes también fueron criados por alguien más; alguien que sus padres contrataron. Muchos de estos jóvenes tuvieron padres “esclavos” de lunes a viernes de 7:00 AM a 7:00 PM y que en el mejor de los casos lograban liberarse el fin de semana, con mucho entretenimiento y muchas culpas también.

Estos jóvenes en muchos casos fueron niños muy ocupados: clase de música, de natación, de pintura, de baile, campamento, equitación, toneladas de videojuegos, etcétera. Posiblemente vivieron en ciudades grandes y con mucho tráfico, donde perdían dos o tres horas de sus vidas metidos en un transporte que los recogía en su casa (muy temprano) y los volvía a traer de vuelta. Tuvieron poco tiempo para ser niños y ahora que son jóvenes, naturalmente puede que estén cansados.

Se me ocurre pensar que por eso ahora quieren tiempo para ellos. Quieren descansar y lo que en el fondo les importa posiblemente ha cambiado. Todos ellos, como la mayoría de nosotros, aprendimos que el mundo ya está hecho y que se puede comprar; por eso la obsesión por el dinero, porque “estar en este mundo” implica poder comprarlo. El mundo entero es transable.

–        Dice Mujica: “Soy austero, sobrio, ando liviano de equipaje porque para vivir no preciso más equipaje que eso. Peleo por la libertad y la libertad es tener tiempo para hacer lo que a uno le gusta”.

Respondemos: qué tremenda inspiración produce la idea de tener tiempo para hacer lo que a uno le gusta. Hay que hacer un ejercicio serio y profundo de introspección para saber qué es lo que a uno le gusta. Pepe, a veces creo que estamos tan ocupados consiguiendo dinero, que ni siquiera somos capaces de parar a pensar qué es lo que realmente nos gusta. Lo peor de todo, lo que huele más a podrido, es que “hacer lo que nos gusta” lo recibimos como un premio al sacrificio.

Trabajamos esperando a que sea la hora de salida; el lunes empezamos la semana esperando que llegue el viernes; trabajamos todo el año esperando a que nos lleguen esos mágicos quince días de vacaciones para volver a ser nosotros mismos… y lo peor, trabajamos décadas para llegar al momento hipotético de pensionarnos y al fin poder ser libres… precisamente cuando ya las fuerzas no nos alcanzan para saborear la libertad.

Pepe, nos cala mucho eso que dices de andar liviano de equipaje. Se parece mucho a esa idea del taoísmo que dice que “mientras menos tengo, menos necesito”. La cosa es que tenemos que pensar cómo pagar las cuentas. Este mundo cada vez es más costoso y muchas cosas que nos gusta hacer cuestan dinero. ¿Te atreverías a decirle a una aerolínea que te lleve a otro continente solo porque viajar es lo que más te gusta hacer? Pareciera que inexorablemente hay que conseguir dinero. El tema es cómo hacerlo sin hipotecar la vida en el empeño.

Otra cosa Pepe: cuando hablas de que la libertad es tener el tiempo para hacer lo que te gusta, das en el blanco de lo que es el éxito. Esa es la riqueza de hoy día, el tiempo.

 –        Dice “Pepe” Mujica frente acumular fortuna: “después tengo que gastar tiempo para cuidar la plata (dinero) y tengo que gastar mucho tiempo de mi vida en cómo seguir gastando y si estoy perdiendo o ganando”.

Lo dices muy claro. La idea dominante es que hay que acumular. Creemos en la acumulación para tener cosas qué mostrar y lograr que otros nos quieran y nos respeten. ¿Y qué tal si mejor nos enfocáramos en “coleccionar experiencias” en vez de “coleccionar cosas”? La gran diferencia es que las experiencias se coleccionan compartiendo con otra gente, aprendiendo, viviendo situaciones, cayéndose y volviéndose a parar, viajando, experimentando, encarando el miedo, leyendo un buen libro, creando arte, conversando, cocinando, comiendo, contemplando el cielo, ayudando a otra gente, o simplemente sentados sin hacer nada.  Casi todas estas cosas son gratis o cuestan poco dinero.

Sentirse libre es el camino para sentirse vivo. Me temo Pepe que lo que nos tiene cansados a todos es esa relación asimétrica entre tener que entregar el día entero a algo que no nos inspira y no nos llena, en vez de poder hacer lo que nos gusta y vivir de ello. ¿Te alcanzas a imaginar cómo sería una sociedad que funcionase así? ¿Cómo sería el mundo si cada quien pudiera ser quien es y servir al sagrado propósito para el que fue destinado a encarnar en este plano? Sin duda sería un mundo muy sano. La libertad es salud.

Ahora, sólo para terminar, quiero citar las palabras de lo que ya casi parece un credo, no sin darte las gracias por inspirarnos y ayudarnos a despertar de este mal sueño:

credo-mujica

 

Inspirado por NOS, SCRE y CAPG. Muchas gracias a ustedes y adelante con sus sueños de libertad.

Par una referencia completa del texto de la entrevista completa a José “Pepe” Mujica, consultar:

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/84981-Mujica-Uruguay-entrevista-exclusiva-RT-texto

Anuncios

2 comentarios en “Libertad y el credo de Mujica

  1. Me encuentro en Canelones. Soy Uruguaya, acabo de llegar del ver una película en el cine junto a mi abuela de 79 años…. Creo que tu análisis es coherente con la cotidianidad de la vida que hoy llevamos… Por momentos parecen excusas pero no, yo misma lo sufro en carne propia. Lo que sugiero que deberías hacer, es informarte sobre la historia de Pepe Mujica para entender por qué le da el valor que le da a la libertad… La verdadera libertad que no somos concientes que hoy vivimos porque nos parece algo normal, pero solo el que vivió las dificultades de no tenerla sabe lo que es… un saludo.

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.