El Camino del Héroe

Dios-Apolo-Heroe

¿Cómo y cuándo te has conectado con tu propio heroísmo? Nos hemos creído el cuento de que jamás hemos hecho nada heroico. Si nos preguntan por nuestros héroes, nos toca hacer una pausa y empezar a repasar mentalmente la lista para encontrar varios nombres al azar; incluso varios de ellos los decimos con duda porque no estamos seguros de “qué tan héroes son” para nosotros. Otras veces, como he podido atestiguarlo, empezamos a decir con un leve balbuceo que nuestros héroes son “nuestros padres” como si se tratara de un infantil y socialmente aceptable acto de lealtad el hecho de reconocer que ellos “lo fueron” (y digamos que de hecho  ha sido así).

Qué implica ser héroes o heroínas

La cuestión es: ¿Qué significado tiene ser un héroe? ¿Cuál es el camino que recorremos para serlo? ¿En medio de qué procesos y eventos vitales lo hemos sido? Más que una adornada y rimbombante teoría, la cuestión aquí es un asunto práctico y cotidiano, un asunto que, al revisarlo, nos daremos cuenta de qué va y qué contiene, cómo nos toca, cómo lo hemos vivido y hacia dónde nos lleva. Esta entrada y las demás que se relacionarán con este tema, son el “toque” que tuvo en mí la lectura del libro “El héroe de las mil caras” del mitólogo Joseph Campbell.

“El héroe, por lo tanto, es el hombre o la mujer que ha sido capaz de combatir y triunfar sobre sus limitaciones históricas, personales y locales y ha alcanzado las formas humanas generales, válidas y normales” (p. 35)

En esta concepción, cualquiera de nosotros ha podido ser un héroe en algún momento de su vida. El heroísmo, por esencia, es un acto personal, pero también tiene un ingrediente de reconocimiento social, tiene un séquito de seguidores; somos héroes cuando servimos de fuente de inspiración para nosotros mismos y para otros. Cuando estamos presenciando el dragón y estamos listos para ir a enfrentarlo.

La misión que tenemos como héroes es: volver a nosotros transfigurados y enseñar las lecciones que hemos aprendido sobre la renovación de la vida y sobre la renovación de nosotros mismos. Tal y como lo detalla Campbell:

“La travesía del héroe mitológico puede ser, incidentalmente, concreta, pero fundamentalmente es interior, en profundidades donde se vencen oscuras resistencias, donde reviven fuerzas olvidadas y perdidas por largo tiempo que se preparan para la transfiguración del mundo”. (p. 44)

Entonces estamos a prueba: El sufrimiento es solo una expiación necesaria para saber que, al final, saldremos convertidos en una versión mejorada de nosotros mismos. Nos damos cuenta de nuestra propia valentía o sucumbimos ante la avalancha que, o nos aniquila, o nos obliga a sobrevivir. Por eso cuando sorteamos grandes dificultades o retos, en el fondo estamos siendo probados, nos estamos probando a notros mismos, estamos utilizando la matriz de la vida como escuela, para perfeccionarnos a la par con ella.

Cómo es el camino del héroe

Cuando recorremos el camino del héroe, hacemos un ritual de iniciación. Desde cuestiones aparentemente “normales” como la decisión sobre qué estudiar o qué oficio escoger, hasta lanzarnos a tener una relación con alguien, pasando por tomar una oferta laboral o iniciar un ambicioso proyecto personal, implican en nosotros un despertar hacia el heroísmo. El camino del héroe plantea siempre un reto, que es diferente a todo aquello que es confiable, conveniente y conocido.

Lo que nos es familiar no tiene valor heroico, es simple rutina adicional en el terreno de la zona cómoda que ya no nos enseña nada nuevo. Cuando dejamos el mundo conocido de los “seres sobrevivientes” nos, convertirnos en constructores de una nueva versión de nosotros mismos.

La transmutación (bienvenido el espíritu alquímico), como es su entendimiento extendido, implica: separación – iniciación – retorno, o lo que es lo mismo, el camino del héroe (monomito).

 

Tal y como lo describe Campbell:

Camino del héroe

“La aventura del héroe (…) normalmente sigue el modelo de la unidad nuclear arriba descrita; una separación del mundo, la penetración a alguna fuente de poder, y un regreso a la vida para vivirla con más sentido. (…), los actos verdaderamente creadores están representados como aquellos que derivan de una especie de muerte con respecto al mundo y lo que sucede en el intervalo de la inexistencia del héroe, hasta que regresa como quien vuelve a nacer, engrandecido y lleno de fuerza creadora (…)”. (p. 51)

Lo que sigue, en varias entradas posteriores, es precisamente eso: verificar el mito en mí, explorar la vivencia general del arquetipo y al lector interesado ayudarle con algunas pistas para que haga lo mismo en su vida. Si todavía estás en el umbral de tomar una decisión, atravesando la “noche oscura del alma” que representan las pruebas del inframundo o incluso saliendo a la gracia de descubrirte siendo quien eres, espero que mis reflexiones te sean de ayuda.

Típicamente pensamos en el héroe como el gran redentor superpoderoso y dotado de dones especiales. El mismo Campbell se centra en el héroe de la mitología como el gran modificador de la humanidad, pero mi intención es otra. Busco llegar a esos héroes anónimos que somos todos nosotros; busco el heroísmo en la vida de quien trabaja por un sueldo o construye un imperio; busco el heroísmo de quien se lanza a un viaje solitario de miles de kilómetros o que decide traer un hijo al mundo y forjar su alma.

Aspiro a sumergirme en esos momentos en los que nos ha acribillado la incertidumbre, en los que hemos encarado el miedo y hemos sido arañados por nuestra sombra y sus demonios. Aspiro llegar a esos momentos en los que  hemos tenido que caminar al filo del acantilado viéndonos abocados a tener que lanzarnos al vacío y sin paracaídas…, para luego darnos cuenta de que no lo necesitábamos porque en realidad, sin ser conscientes de ello, ya sabíamos volar…

 

Lectura Original: “El héroe de las mil caras”. Joseph Campbell. Editorial Fondo de Cultura Económica, 2014

Crédito de la imagen: http://www.bathroomreader.com/2015/09/10-dragons-greek-mythology/

Libro: El-heroe-de-las-mil-caras – Joseph Campbell

Anuncios

8 comentarios en “El Camino del Héroe

  1. Gracias por esto, ya le estoy dando una mirada al libro. Lo interesante de las cuestiones con las que inicias, es aquello que concebimos como actos heróicos. ¿Es heróico iniciar un trabajo? ¿elegir una carrera?. Una duda que surge de esto es ¿Es heróico elegir una carrera que probablemente no nos agrade, es heróico tener un trabajo que odia solamente por salir adelante?.
    De nuevo gracias por compartirlo y mostrarnos tus vivencias.

    • Lo primero ahí es la concepción de “heroísmo”. Quizás estamos muy contaminados de esa extraña idea de heroísmo de la cultura estadounidense. El heroísmo en la concepción mitológica da cuenta de quien encara su miedo y sus dudas y se lanza a un viaje para descubrir qué depara la aventura. Dicho en términos actuales, quien se lanza a salir de su zona de confort. En efecto, si lees bien de qué va la entrada, verás que quien elige un trabajo para sobrevivir no está haciendo nada de heroico… algo más en su monótona vida.

    • Cita: “Lo que nos es familiar no tiene valor heroico, es simple rutina adicional en el terreno de la zona cómoda que ya no nos enseña nada nuevo. Cuando dejamos el mundo conocido de los “seres sobrevivientes” nos, convertirnos en constructores de una nueva versión de nosotros mismos”.

  2. Creo que el camino del héroe o la heroína comienza con el conocimiento de sí, que generalmente es un viaje que se inicia a partir de una crisis, que no concluye y que nos sumerge en nuestro propio misterio.
    Gracias por la reflexión a partir de Campbell, un saludo para ti desde Argentina.

    • Sí, así es. Aparte de las crisis también caen situaciones en las cuales somos llamados a retar nuestros propios límites mentales y emocionales. En ese momento, cuando estamos por entrar en el umbral también se dispara una crisis que en ocasiones también nos puede hundir en una noche oscura del alma, de lo que hablaré más adelante. El camino nos devuelve a la vida con un nuevo conocimiento de quiénes somos.

      Gracias por pasarte por aqui.

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s