Clichés básicos del cine de Hollywood (Primera parte)

mala-punteria

Temporada de clichés

La temporada de clichés llega a la inagotable y cómica fuente que representa la industria cinematográfica de Hollywood, que tan obediente y copiosamente consumimos en las salas de cine de todo el mundo. Entremos en materia.

1. Hay buenos y malos… empezando por eso: Como si se tratara de algún catecismo fílmico, Hollywood sigue enfrascado en la eterna lucha de los opuestos donde siempre, al final, triunfa el “bien” sobre el “mal”. Hoy día, los que están del lado de los buenos pueden ser más malos que los malos en sí. Las dos últimas versiones de Batman han sabido zafarse extraordinariamente de este cliché… mostrándonos un Guasón que hace juicios morales y un comisionado que no se sabe de qué lado está.

2. Los malos siempre tienen pésima puntería: Este es uno de los clichés más pueriles y recurrentes del cine gringo. Los “malos” en las películas tienen armas automáticas, normalmente superan al protagonista en una proporción de veinte a uno, disparan desde todas las direcciones e incluso desde lo alto y nuestro héroe, con solo correr en zig-zag, sale ileso.

En el caso de los malos pareciese que se trata de un pelotón de ancianos artríticos incapaces de tomar sus armas, apuntar y atinar. El bueno evita las balas misteriosamente, pero también tiene una extraordinaria capacidad para detenerse en medio del tiroteo sin recibir impacto alguno, disparar una sola bala por persona y tumbar a cada enemigo.

Respecto a los tiroteos también hay un corolario en la ciencia ficción: las armas láser que impactan al protagonista simplemente dejarán un pequeño quemón y una leve conmoción, pero éste, cuando dispara la suya, con un solo rayo tumba a los enemigos que quiera… ni qué decir de los tiroteos de Star Wars, Star Treck (amo esas películas, valga aclarar) y de las últimas películas de invasiones extraterrestres. Este cliché aplica tanto para armas de mano como para naves de combate interestelar, con o sin campo de fuerza.

3. Un revolver dispara interminablemente sin ser recargado: Posiblmente no se ve tan sexy recargarlo como sí se ve en una pistola. Creo que mientras duraron las películas de vaqueros (género Western) Hollywood tenía conciencia de la cantidad de balas que había en el tambor de un revólver, pero una vez murió este género a los guionistas y productores se les olvidó contar. Indiana Jones tenía esa enorme suerte de disparar interminablemente sin recargar… pero no nos digamos mentiras que ese ejercicio de sacar el tambor, meter cartucho por cartucho y luego volver a meter el tambor se ve muy “vintage” y es lento, en muchos casos le puede quitar ritmo a una escena.

De vez en cuando es bueno cargar el revolver...
De vez en cuando es bueno cargar el revolver…

En el mundo de ahora nos gusta ver el gesto de mover una perilla en la pistola, ver caer el proveedor y, mientras el protagonista hace una pirueta de gimnasia olímpica volando por los aires, apreciar cómo se saca un nuevo proveedor que tenía escondido en su ropa interior (¿A qué olerá el proveedor?) el cual mágicamente se instala en su pistola mientras sigue volando por los aires… luego viene el proverbial movimiento de carga halando hacia atrás y listo, a disparar se dijo… eso es rápido y se puede mostrar en cámara lenta; también por eso se ve sexy.

El ejercicio de cargar el revolver se le deja al cliché del policía gordo que con un tiro inesperado salva al protagonista de una muerte casi segura… matando al “malo”, de quien recordemos, se caracteriza por su pésima puntería.

4. Frases cliché que son célebres: Los clichés de Hollywood están repletos de frases cliché que casi cualquiera de nosotros puede anticipar antes de que se concluya la escena. Por ahora haremos un pequeño resumen de estas sabiendo que con seguridad hay muchas más:

  • “Te estaba esperando”: la frase favorita del villano que sabía que el protagonista estaba próximo a llegar…
  • “Díganle a mi esposa y mis hijos que los amo”: la típica frase del héroe que está a punto de inmolarse para salvar el mundo y que antes de presionar el botón mira la foto de su esposa e hijos; todavía no he visto la heroína que haga la misma escena viendo a su esposo e hijos porque a Hollywood pareciera gustarle el cliché de la heroína solitaria (Resident Evil, Tomb Rider, por ejemplo). Vale anotar que nuestro protagonista debe estar conectado a cualquier tipo de sistema de comunicación y debe ser presenciado en masa, ojalá por vídeo con su familia. Idependence Day y Armagedon usaron este cliché…
  • “Tengo un plan…”: es la frase del protagonista cuando parece que a todo el mundo se le acabaron las ideas… menos a él… y ya es momento de salvar la situación y de paso darle un giro inesperado a una historia que a esta altura nadie entiende cómo ha llegado hasta ahí.
  • “Tienes que estar bromeando”: es lo que contesta el mejor amigo o los acompañantes del protagonista cuando éste dice que “tiene un plan”, porque en serio, la idea es tan descabellada e irrealizable, que de alguna manera hay que atenuar lo ridícula que suena.
  • “Perdóname si te he fallado…”: para que esta frase se dé debe ocurrir alguno de estos eventos o una mezcla de los mismos: el padre (normalmente la frase la dice un hombre) debe haber sido un padre ejemplar, el protagonista debe estar a punto de morir y de nuevo el mundo debe estar a punto de acabarse. Consecuentemente deberá venir un parlamento de exaltación del protagonista para que al espectador le quede la sensación de “cómo es de bueno y va a morir… merece salvarse…”.
  • “Ha sido un placer haber luchado / combatido al lado de ustedes”: esta es una derivación del cliché anterior, pero apropiada para la escena militar o de guerra en la que el pelotón del ejército gringo está rodeado y a punto de ser derrotado (nótese la importancia de recordar que ellos son invencibles). La escena debe ponerse lenta, apagarse el sonido de fondo y sonar una trompetica que toca una melodía agónica, mientras de la nada aparece algún avión F-119 que no se sabe quién lo llamó porque Harry, el soldado con cara de nerd que transportaba la radio pisó una mira y voló por los aires con todo el equipo de comunicaciones. Nuestro avión en mención acaba con todos los “malos” de un solo tiro. También es posible que llegue sin ser detectado algún helicóptero Black Hawk que aterriza en medio del tiroteo y al que no se sabe cómo le caben veinte soldados y la aldea entera (como dato curioso les cuento que este fascinante y versátil aparato puede con cuatro tripulantes y once pasajeros). Pasado esto, el sonido de la escena vuelve a la normalidad y todos miran tiernamente al protagonista como indultándolo… de verdad que es hermoso el cuadro.
  • “¡[La bomba] Va a explotar!”: esa misma bomba casi siempre está en un centro comercial, estación de tren o escuela. Pero la bomba avisada nunca explora porque el protagonista la desactiva faltándole tres segundos; hay bombas que simplemente explotan, pero para darle motivos a la persecución que iniciará nuestro héroe.
  • “Tenemos compañía”: frase típica que usa el protagonista para referirse a los malos que “pudo detectar”.
  • It’s showtime” ó “rock n’ roll”: una cultura militarista y guerrerista como la gringa tiene que hacer una fiesta con el acto de disparar… basta con observar las escenas en las que empiezan cualquier ataque. Aunque esto también ocurre en la vida real: a los soldados de artillería que manejaban los tanques M1 del ejército gringo durante la invasión a Iraq les ponían la canción “The roof is on fire” de Bloodhound Gang… no sé si todavía lo hacen.
  • “Hasta la vista baby”: te juro que te amamos Terminator, esa frase salvó la película, la inscribió en la historia y creó un nuevo cliché. Nuestro androide favorito dijo algo gracioso. Te amamos en serio máquina implacable llena de sentimientos y sentido del humor.
  • “… fue culpado de un crimen que no cometió”: esta es la mejor forma de decir que de entrada el protagonista es inocente y que tiene permiso para hacer casi lo que sea para demostrar su inocencia, incluso volar medio mundo si es necesario. Ni que lo diga nuestro grupo de justicia privada favorito: el The A-Team, más conocido como “Los Magníficos” y la actitud del “cara de psicópata” de Anibal. Esto es lo que decimos de que en estas películas los “buenos” hacen cosas de “malos” y lucen bien haciéndolas.
  • “Nooooooooooo”: ¿Qué sería de Hollywood sin este grito incontenible? personalmente me encanta el de Wolverine en los X-Men.

5. El malo de la película frecuenta un antro ubicado en un sótano: adicional a esto, en el antro la entrada es controlada por dos gorilas con traje o hay que tocar alguna clave sonora en la puerta; también hay alguna clase show de streptease y el malo casi siempre estará donde todos lo vean… es más, mucha gente sabe que el malo habita ese lugar, por lo que el malo no se esconde y cuando nuestro héroe llega el malo lo recibe con su frase ya mencionada: “¡Te estaba esperando!” De cualquier forma, el sótano tendrá su encanto.

6. Todos contra el protagonista y el protagonista los vencerá a todos: este cliché es similar al del tiroteo, pero acá no hay balas de por medio. Se trata de la pelea a puño y patada limpia en la cual el protagonista está solo y vence a cincuenta malos. La segunda parte de Matrix nos mostró esto hasta el hastío y actores como Jackie Chan se ganan la vida con este cliché en casi todas sus películas.

Esoooo... todos contra Neo
Esoooo… todos contra Neo

7. Todo el pueblo estadounidense domina la clave Morse: protagonista de película gringa que se respete misteriosamente sabrá clave Morse. Sea que se encuentre atrapado en un submarino o en el sótano de la casa de alguna anciana, sabrá cómo comunicarse golpeando cualquier cosa y encontrará otro estadounidense que entenderá su mensaje. ¿Será que en las escuelas estadounidenses enseñan clave Morse? Si es así, retiro lo dicho.

Este cliché tiene otro corolario que me parece aún más encantador: en casi toda película gringa hay alguien que inesperadamente sabe latín. Esto lo hace apto para traducir la voz de ultratumba  (Event Horizon) o el pergamino antiguo que tiene la clave para entender la verdad que todos buscan (“Código da Vinci” o “Ángeles y Demonios” si la memoria no me falla…). Lo sorprendente es que el aventajado lector no es un científico o alguien con educación avanzada. Se trata de un ciudadano de a pie que sabe latín. Estos gringos son fascinantes, no aprenden ningún otro idioma distinto al inglés pero sí saben latín.

Hasta aquí llegamos con esta primera tanda de clichés del cine. Nos hemos concentrado en los que tienen que ver con los “buenos” y “malos” de las películas, las frases típicas y las fantásticas capacidades del protagonista. En la próxima entrega revisaremos los clichés automovilísticos.

Anuncios

2 comentarios en “Clichés básicos del cine de Hollywood (Primera parte)

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.