La “crítica constructiva” es como perfumar estiércol

A veces se me hace que eso de la tal “crítica constructiva” es una mentirilla como la de las botellas de plástico con menos plástico y las balas de plomo con menos plomo. La botella de plástico sigue teniendo plástico y la bala sigue siendo bala. La una contamina a más no poder y la otra sirve para asesinar. Decir que una crítica es constructiva es como perfumar estiércol.Leer más »

Anuncios

Cómo montarse en el caballo correcto

Estas son algunas ideas para que entiendas por qué te va mal y qué podrías hacer para que te vaya mejor. Este es un resumen no oficial del libro “Intuiciones Ganadoras” de Al Ries y Jack Trout.  Si te educaron bajo la idea de “trabaja duro” y espera a que la recompensa llegue, quizás la cuestión sea otra: más que esfuerzo, lo que se necesita es inteligencia para saber emplear la energía adecuadamente y estar en el momento indicado… Muchas de estas ideas me han servido hasta ahora.Leer más »

Olvido: Cómo hacer para borrarte de la cabeza eso que no se borra del alma

Tenemos recuerdos más o menos vívidos que llevamos en el bolsillo y sobre los que podemos regresar cada que queramos. Hoy día es complicado porque la fotografía y el vídeo conviven cotidianamente con nosotros.  Esto hace que el acto de olvidar sea más complejo. Poéticamente decimos que el “tiempo” cura todo, pero esto es parcialmente cierto porque damos rodeos sobre los mismos recuerdos. Rumiando el pasado, lo que hacemos es mantener la red neuronal y simbólica que sostiene esas imágenes.

Leer más »

Día 2: Equivócate o busca todos los desenlaces posibles

fallar-equivocarse

El premio siempre fue acertar. Pero nada nos ha enseñado tanto hasta ahora como todas las equivocaciones que cometimos ¿No te pasa lo mismo? Incluso los triunfos o los aciertos se construyeron sobre las cenizas de muchos fracasos y errores, así que la celebración tenía su deuda también… no nos vengamos a hacer los santos aquí.Leer más »

Veinte razones por las cuales mi blog no gusta ni tiene tráfico

peye

 

Hace un par de días discutía con un mi amigo Carlos Peña sobre el tráfico de nuestros blogs y yo le decía que casi tres años después no siento que Mantenlo Simple despegue o que tenga las visitas adecuadas para el tiempo y atención que le destino. De hecho, puedo decir que el tráfico se ha estancado en una mediocre y estática medida.Leer más »

Cómo conversar FÁCIL

Conversacion

Por esas cosas de la vida, ando bastante enfocado en este asunto de las conversaciones. No de las “habladas”, sino de las conversaciones. Aquí me refiero a la conversación que lleva a la acción, la que produce cosas y la que de hecho cambia el mundo. Le ayudo a mucha gente a que sean capaces de afrontar conversaciones “difíciles”. Hay muchas razones para que las vean así, y quizás la principal de ellas tenga que ver con el temor a Leer más »

Meditación para gente con prisa

Por alguna razón los occidentales hemos mitificado el concepto de meditación. Tendemos a asociarlo a un ejercicio largo y tedioso que sólo se puede hacer en un lugar alejado y de difícil de acceso como la cima de una montaña o el pie de una cascada. Creemos que hay que tener alguna clase de música especial, aromas, velas, un cuarto de la casa especial para el ejercicio, una alfombra suave y toda una parafernalia de accesorios para poder meditar.Leer más »

Mindfulness a través de la sobrecarga intencional

Tomado de: https://coast72.wordpress.com/2013/12/30/contemplating-2013/
Tomado de: https://coast72.wordpress.com/2013/12/30/contemplating-2013/

En mi práctica encuentro con frecuencia que un tema de trabajo es la dificultad para dejar la mente quieta, la dificultad para simplemente “dejar de pensar”. Ayudo a mis clientes con un ejercicio aparentemente “contra-intuitivo” que consiste en que se enfoquen en “pensar lo más que puedan”, en que piensen aún más cuando estén pensando, a que se llenen de más pensamientos…

Me sorprendo cuando, tiempo después, me cuentan que el esfuerzo de pensar más los deja sin pensamientos, que se sienten desbordados porque no tienen ya nada más en qué pensar y que si piensan en muchas cosas las ideas solo vienen y se van de nuevo… adicional a que el esfuerzo de “pensar más” tiene un límite que irremediablemente lleva a darse cuenta de que se “tenían muchos pensamientos”; se quedan sin pensamientos, se sienten “vacíos”, en silencio. También descubren que lo que pensaban son ideas descontroladas, sin ilación, una “cosa” que “vomita su cabeza” sin entender por qué.Leer más »