La princesa engorda y el príncipe azul destiñe: 16 clichés sobre el amor y las relaciones (P-2)

si-amas-algo-mantenlo-simple

Temporada de clichés

Ahora continuaremos con la segunda parte de los clichés sobre el amor y las relaciones de pareja. Si no has leído la primera parte te comiendo hacerlo antes de seguir. Vamos al grano.

8. El verdadero amor existe una sola vez en la vida: siguiendo en la línea de reflexión sobre el tiempo ¿Quién dijo que el “amor verdadero” solo es el primero? ¿Quién dijo que el “amor verdadero” tiene que ver con la duración de la relación? Puede haber una relación nutritiva e intensa de un año y del mismo modo otra relación sosa y sin sentido que dure tres o cinco años. Realmente no importa. Alejandro Dumas dijo: “El primer amor es por amor, el segundo amor es por despecho y los demás son por costumbre”. Si eres de los que piensa así, vuelve al cliché número (3) porque tal vez hay algo que todavía no has entendido sobre la vida en general.

Paralelamente existe otro cliché, que en mi opinión, parece que empieza a disolverse. Es el cliché de que el amor verdadero es eterno y el destino es el que ha decidido unirnos. Por fortuna empezamos a entender que esto no es así necesariamente, pero este entendimiento lo estamos llevando a otro extremo como veremos a continuación.

9. Todo lo que empieza bien, termina bien: en este sentido también podría decirse que todo lo que empieza mal, también tiene posibilidades de terminar bien. En ambos casos la probabilidad es la misma. Sin embargo, revisando las cifras mundiales de divorcio (ver mapa abajo) habrá que preguntarse ¿Qué influirá en esto? ¿Qué clichés tendrá la gente en su cabeza al casarse? Si a alguien le gustan las cifras puede documentarse en este informe de las Naciones Unidas y en este otro.

Demografía del divorcio en el mundo.
Demografía del divorcio en el mundo.

10. Los polos opuestos se atraen: este es posiblemente uno de los clichés más frecuentes. Lo que más me sorprende es que haya gente que lo tome casi como una ley, cuando en la práctica el tema de elegir pareja es bastante complejo psicológicamente hablando. Seguro que esta creencia puede prestarse para un largo debate, sobre todo si se trata de discutirlo con alguien que esté convencido del mito de la media naranja o si es de esas personas que busca pareja para que “le den de aquello que la falta” y le complementen el vacío.

El cuento es que la atracción por oposición es un argumento difícil de sostener, sobre todo dependiendo del tipo de diferencia que tengamos en mente. Claro que puede ocurrir que si soy irascible me vaya mejor con una persona paciente y tranquila, pero vaya a ver si a esta persona al final le guste seguir aguantándome.

conflicto-amor-cliche11. Si hay amor no hay diferencias ni conflictos: cuando de evaluar la “calidad” y “solidez” del amor se trata, este es un cliché bastante común. Por lo menos en la cultura que vivo, la palabra “conflicto” se ha satanizado y suena exclusivamente a “pelea”, “combate”, “roce” o “batalla”; incluso puede parecer un eufemismo hablar de conflicto en su acepción más psicológica: “Coexistencia de tendencias contradictorias”. Tú puedes pensar una cosa y yo pensar otra, pero no sé por qué tenemos esa tendencia a obsesionarnos con el pensamiento único.

En las relaciones de pareja parece una clase de “fracaso” tener diferencias y conflictos. Pareciera como si el idilio sólo se sostuviese a base de “armonía absoluta”, así esta sea artificial. Casi siempre, cuando uno de los dos o ambos aguantan, la presión termina por hacer estallar las cosas. De ahí que sea tan importante ventilar a tiempo lo que sentimos en vez de dejar que la olla se llene de presión y explote.

12. Sin dolor no hay amor: la popularidad de este cliché y lo natural que parece para mucha gente me asusta con frecuencia. Me asombra la cantidad de personas que están convencidas de que amar a alguien tiene que ser una experiencia dolorosa en sí misma y que si no sienten dolor es porque no están amando. Casi dan esto por hecho como una relación unívoca de causa y efecto. Amor = tormento = dolor. Yo ingenuamente me he metido a tratar de mostrarles que no necesariamente es así (tontería que de paso entendí que debía dejar de hacer), que en el fondo eso es una creencia y que también es una manera de pensar absolutamente arraigada, que además refuerzan con su vida diaria y con lo que inconscientemente terminan atrayendo precisamente lo que les pasa.

Como decía el Buda: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” ¿Sigues metido (a) en esa piscina de sufrimiento que se te volvió adictiva?

13. Los celos son una muestra de amor: Rozando de cerca el cliché anterior está este otro de que “la medida de mi amor es sentir celos”. Hay bastante literatura y estudios serios sobre el tema. Haré un breve resumen: los celos son un vestigio de nuestra infancia; en principio los celos existen para proteger la atención que nos brindan nuestros cuidadores mientras aprendemos a diferenciarnos, ser independiente y afirmarnos como individuos. Hay personas celosas y personas esperando a que las celen… sí, es cierto, conozco personas que me dicen que dudan del amor de su pareja porque “ella / él no me cela…”. Inclusive me encuentro con que se hacen la siguiente pregunta: ¿Será que tiene otro (a) dado que no me cela? Así de enfermiza se vuelve esta creencia.

¿Has visto a un niño pequeño que no le importa un juguete por varios días hasta que otro niño llega súbitamente a cogerlo y juega con él? La reacción inmediata es de protección del juguete, seguido por la natural expresión de “¡mío!” y el acto de arrebatarlo, llevárselo al pecho, esconderlo en algún lugar o simplemente ponerse a jugar con él para evitar que el otro niño lo use. En la niñez esto suele ser natural y momentáneo, además que se convierte en una oportunidad para enseñarles a los pequeños a compartir. No obstante, dependiendo de las pautas de crianza y otros factores, este patrón no se supera y tal cual así se incuba y se mantiene en una persona adulta celosa; la diferencia es que el tema se vuelve obsesivo, se sofistica bastante y dura periodos de tiempo más largos.

Los celos además son una mezcla de emociones complejas matizadas fuertemente por el miedo; en el fondo son un claro síntoma de inseguridad y apego. Llevados al extremo causan muertes y dejan gente lesionada. A la enfermedad de los celos se le llama “celotipia”. El tema aquí es que no pertenecemos a nadie y nadie nos pertenece; no somos cosas que se posean ni se controlen, así haya mucha gente que quiera seguir creyendo ese cliché de que sentir celos es amor ¿Es amoroso pretender encadenar a alguien? ¿Acaso la libertad no es un síntoma de amor real?

14. No es amor si eliges a quién amar: si algo debemos agradecerle al movimiento hippie de los sesentas  es que desde hace milenios fueron la primera generación que hizo un quiebre y se atrevió a elegir abiertamente a quién amar (y de paso debemos agradecer a nuestros padres que hicieron uso de ese derecho)… de ahí para adelante todos hemos podido hacerlo. No obstante, sigue latente la idea de que el amor “mágicamente tocará a tu puerta” y por otro lado la contradicción de que “el que busca encuentra y a quien deja de buscar le llega”, pero en realidad tenemos todos el derecho de elegir con quién estar, a quién amar y a quién prestarle atención. ¿Por qué amar o ser amados tiene que ser un favor, una suerte o alguna clase de obra de caridad?

Hasta aquí llega esta segunda parte. En la siguiente entrega terminaremos de revisar los clichés alrededor de la idea del amor de pareja y revisaremos finalmente el príncipe que destiñe y la princesa que engorda.

Anuncios

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.