Si se me apareciera el hada madrina

Hace poco recordaba que cuando niño este era un tema común de conversación. Inclusive armábamos completas sesiones de tertulia, donde debatíamos qué haríamos si se nos apareciera el hada madrina. A estas alturas de la vida ya no recuerdo muy bien qué era lo que le pedía.  Sólo recuerdo que conforme avanzaba la conversación, nuestros pedidos se iban complejizando y entraban en un delicioso estado que se deslizaba peligrosamente entre el delirio y la imaginación.

Hoy día, cuando me vuelvo a preguntar qué le pediría al hada madrina, las respuestas son unos pocos deseos solitarios: más tráfico en este blog, hacer varios viajes, tener la economía que busco, disfrutar la casa en el campo y convertirme en quien me quiero convertir.

No pido la paz del mundo, ni eliminar el hambre o la guerra, ni que los ricos repartan su riqueza entre los pobres, ni que ninguna reina de belleza tome mis palabras como fuente de inspiración. Si se apareciera mi hada madrina, creo que lo primero que debería interesarle es lo que se mueve en mi interior. Le recriminaría un poco por no haberse aparecido en otros momentos cuando el dolor me golpeaba y estaba lleno de dudas sin saber cómo seguir adelante. Le recriminaría por no haberse aparecido y haberme advertido sobre varios errores que he cometido.

Si se me apareciera el hada madrina, luego de que me contara de dónde viene, tal vez le preguntaría por qué escogió este momento y lugar para aparecerse. Posiblemente se confunda con mi pregunta. Lo que sí sé es que no le perdonaré respuestas a la ligera; un hada madrina no se aparece siempre y esta vez deberá tener una buena razón para hacerlo.

Hada simple

No sé qué le guste beber a las hadas. Quiero suponer que a mi hada madrina le gusta la cerveza. No sé si a las hadas madrinas les quede fácil sentarse sin dañar sus alas, o se preocupen por volar tomadas o les inquiete dañar su dieta. No sé cuál deba ser el código de conducta que deba seguir un hada. Ahora que caigo en cuenta, debe ser complicado para un hada ser pesada para volar y fuera de todo hacerlo tomada. Quién sabe si a las hadas las multen por eso.

Si se me apareciera el hada madrina, le preguntaré cómo hizo para llegar a ser hada madrina o si lo es desde que nació. Esperaré con atención cada una de sus respuestas y luego empezaré con preguntas sobre mí: ¿Para qué vine aquí? ¿Qué propósito tiene mi vida? ¿Al servicio de qué o de quién estoy? ¿Cómo encajo en el Divino propósito? ¿Por qué la vida se ha vuelto tan despiadadamente compleja? ¿Por qué me estaré enredando tanto?

Tal vez ella no me conteste. Tal vez las hadas madrinas sólo existan para conceder deseos, pero mis preguntas son los deseos que tengo en realidad, son los deseos que vienen del fondo de todo. Es mi deseo saber todo eso. No sé si el hada madrina lo sepa o conozca a alguien más que pueda responder. Espero que no sea un hada fashion, de esas acostumbradas a conceder deseos inútiles como yates, mansiones, premios de lotería y viajes en primera clase por el mundo.

Espero que mi hada madrina sea un espíritu libre que viene, está, me suelta y se va. Ojalá que mi hada madrina me enseñe a ser así. Ojalá que tu hada madrina también te busque a ti.

Anuncios

2 comentarios en “Si se me apareciera el hada madrina

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.