Síntomas de que estás ascendiendo

La Ascensión parece ser el destino definitivo de nuestro planeta y de todos los que lo habitamos.  Se trata de un destino pero también de un proceso y lo único que supone, como si fuera poco, es un cambio de estado de consciencia.

Se trata de pasar de la experiencia en Tercera Dimensión, que ha sido el estado que hemos vivenciado hasta ahora, donde la realidad es dual, condicionada y presa de una concepción del tiempo lineal, a la experiencia en Quinta Dimensión, que es una experiencia de manifestación y co–creación inmediata basada en la incondicionalidad y la unidad.

Antes pasaremos por una purga en Cuarta Dimensión donde volvernos maestros de nosotros mismos desde el AQUÍ y AHORA. Parece ser un proceso irrevocable, en el que estamos inmersos con o sin conciencia de ello, en este post te descubrimos algunos de los síntomas que te indican que te encuentras en ese proceso.

¿Has notado algunos cambios últimamente en tu nivel de consciencia, en la manera de percibir el tiempo, en los encuentros significativos con otras personas, en las oportunidades que se te presentan en la vida?

30 Síntomas de la Ascensión:

Te replanteas, incluso en medio de la crisis financiera, tu vida laboral… Sientes la necesidad de trabajar en aquello que resuena con tus talentos y en empleos donde ayudes a los demás.

Empiezas a dejar de preocuparte por carencias económicas y a darte cuenta de que siempre se te provee de lo que necesitas aquí y ahora.

Empiezan a cumplirse tus sueños y propósitos de una forma natural.

Tus relaciones se alejan de la dependencia y la toxicidad.

Aparece en tu vida tu llama gemela, que es el espejo de ti mismo y el máximo maestro de amor incondicional, la Unión sólo será posible cuando ambos hayan evolucionado lo suficiente, mientras tanto serán compañeros y maestros.

El drama desaparece de tu vida y alcanzas maestría en el manejo de tus emociones.

Te apartas de dogmas y de gurús, con apertura mental pero sabiendo que la máxima fuente de sabiduría está en tu interior.

Empiezas a conocer el estado de CERTEZA, de saber con rotundidad que todo va a fluir desde el momento en que te comprometas.

Aprendes a fluir desde la aceptación y dejas de intentar controlarlo todo

Te empoderas desde el Corazón y no desde la mente

Abandonas el miedo a la opinión ajena y dejas de opinar sobre los demás (juzgar)

Abandonas la dualidad y sus etiquetas: Bueno/Malo, Correcto/Incorrecto..

Esto te lleva a la conclusión de que no existe la oscuridad, de que es “solo la luz apagada” y te dedicas a iluminar las sombras y ver lo que esconden.

Pasas de la Teoría a la Práctica, menos libros y seminarios y más acción y disfrute

Aunque en un primer momento, por la purga, puedes desarrollar dolencias, con el tiempo tu Salud integral mejora ya que la enfermedad es solo la manifestación de un estado de desequilibrio.

Menos es más, empiezas a encontrar placer en las cosas más sencillas.

Desarrollas un alto instinto de ser consciente de las maravillas disponibles para ti donde quiera que vayas y desarrollas la Gratitud, un estado de alta vibración.

Te liberas de roles que no te corresponden y sientes un fuerte deseo de realizar los que sientes como tuyos, estás más en contacto con la voz de tu alma que te dice cuál es tu sitio.

Aumenta la empatía y la telepatía (aunque no la sepas manejar y te sorprenda)

Manejas el poder de la intención, ya no haces las cosas porque sí, sino que las haces con una intención consciente que ayuda a una rápida manifestación.

Aprendes a no entrar en las proyecciones y expectativas del otro de una forma natural.

Te vuelves mucho más creativo, al estar más en contacto con la fuente, necesitas encauzar esa energía en procesos creativos y de flujo.

Sonríes, más y mejor. A medida que cae el velo y entiendes “el juego” te parecen divertidos los intentos que antes incluso te enfadaban, eres capaz de reírte hasta de tus tropiezos.

Aumento del amor y de la compasión a todos los que te rodean, incluidos los animales.

Aprendes paulatinamente a vivir en el aquí y ahora y la ansiedad, la preocupación y el estrés van desapareciendo de tu vida.

Aumenta la sensación de paz mientras disminuye el miedo y la inseguridad.

Tu niño interior está bien atendido, y por ello no se enrabieta, has aprendido a escucharle, a darle amor y alegría.

Te sientes en Unidad con todo lo que Es.

Te ocupas más de tu salud prestando especial atención a la alimentación saludable.

Disfrutas mucho de momentos de estar contigo mismo.

(Este texto me llegó a través de un mensaje de Whatsapp, desconozco por completo su autor… aunque prácticamente todos sus síntomas los viva en la vida cotidiana…)

 

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .