Los blogs son como una porcelana fina

 

La cultura en la que vivo es poco dada a leer… Incluso, como he comentado en otras entradas, seguido me encuentro con gente que no tiene idea de qué es “blog” ni para qué sirve. Otro tanto se sorprende de que incluso me atreva a escribir y publicar mis ideas. Me temo que entre las redes sociales, Google, Amazon y los servicios de streaming, se está alimentando una visión de túnel sobre lo que puede ofrecer la Internet.

En el caso particular de los blogs, creo que somos como esa porcelana fina puesta en la repisa con las demás porcelanas, pero que nadie sabe el valor que tiene; nos vamos llenando de polvo y nadie nos aprecia.

De cualquier modo, los blogs tienen varios encantos que quiero comentar:

  • Normalmente son escritos por gente normal, gente del común a la que primero le gusta escribir, ejercicio que es consecuente con el gusto por leer
  • Escribir toma trabajo, no es sencillo empezar con la hoja en blanco, ver en la pantalla el cursor titilante como diciéndote: “¡Estoy listo para que hagamos ejercicio, corramos!”
  • Tener un blog es todo un atrevimiento… es una decisión de hacerte público, de poner en el escrutinio público tus opiniones o ideas sobre algo. Nunca en la historia habíamos tenido esta oportunidad, incluso sin que nos costara un céntimo
  • En esto, como en todo, se encuentran unas verdaderas joyas que no terminan de sorprenderme por su calidad y cuidado… como también otros que son una margarita sin pétalos
  • Este trabajo de publicar cosas en un blog es un trabajo exigente… te pide inspiración, ideas, construcción y sobre todo entusiasmo. Según leí alguna vez, menos del 95% de los blogs que se crean sobreviven a su primer año y menos del 1% sobrepasa la barrera del tercer año :O
  • Aunque son muchas las voces que hablan de que un blog debe tener una disciplina de publicaciones, quizás eso sea aplicable cuando son varias cabezas las que escriben, pero cuando es una opción personal es normal que pases meses sin que siquiera te surja una idea o que lleguen otros en los que fácilmente te salen tres entradas en menos de una semana
  • Prefiero la inspiración y el lamparazo súbito de una idea de entrada que se elabora y simplemente sale… al llamado “plan de publicaciones” que termina convirtiéndose en escribir más o menos cualquier cosa para mantener SEO del sitio
  • Nota: Cualquier cosa que se llame “plan” o que contenga esa palabra, ya lleva en su esencia la idea de obligación y condicionamiento. Un blog amarrado a una obligación pierde el sentido y se le nota cuando funciona así.
  • La mayoría de los blog son generosos, normalmente dan algo a los demás… a cambio de qué… quién sabe: tráfico, “me gusta” (likes), discusión en el área de comentarios, el simple gusto del autor por ser leído o servirle a alguien… alguna motivación habrá, en el fondo no importa si al final sirve de algo…
  • Muchas veces se refieren a cosas cotidianas que a casi nadie parece importarle o que se atreve a abordar… y son esas cosas cotidianas las que mueven emociones o abren discusiones
  • La independencia es algo que valoro enormemente. Ahora que se han vuelto tan decididamente tendenciosos los medios de comunicación y en general lo que se edita o publica comercialmente, los blogs se convierten en una alternativa a toda esa basura
  • Consecuente con lo anterior… lo que sale es un esfuerzo de calidad en la mayoría de los casos
  • Se abona el hecho de que lo que se publica en los blogs dan cuenta de una vida, de cosas que salen de adentro de la existencia de alguien… eso me devuelve la esperanza de que por lo menos queda en alguna parte un ser humano intentando hacerse consciente de sí mismo y del mundo que habita
  • Para los que no tenemos buen registro ante las cámaras ni espíritu de youtuber, seguiremos sobreviviendo detrás de este lienzo de bits a través de palabras escritas…

 

Esto es todo… a los que sigo y a los que me siguen, gracias por permanecer ahí.

 

😀

Anuncios

6 comentarios en “Los blogs son como una porcelana fina

  1. Jaja, agradecido de que defiendas a esta especie rara, los blogueros, por lo que a mí me toca. Un punto de alabanza sí nos merecemos de vez en cuando, porque, al fin y al cabo, siempre dejamos en el aire algún conocimiento que a alguien le resulta provechoso, y siempre obtenemos conocimientos nuevos de rebuscar en las redes, y siempre es de agradecer que cientos de sujetos lancen sus ideas y sus conocimientos para el uso y beneficio de quien se acerca con ánimo de aprender y sentir. Así que, la porcelana fina sigue siendo hermosa aunque se cubra de polvo, y los blogs como el tuyo siempre resultan una referencia agradable y provechosa.

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.