Las reglas de vida de un creativo

Hace poco reblujando y ordenando archivos me encontré un pequeño texto titulado “Rules of a creator’s life” (Las reglas de vida de un creativo). Me puse a pensar “al revés y a darme cuenta por qué en las empresas, la educación y la vida general se ha vuelto tan difícil de sostener ese discurso de “seamos todos innovadores”. Estas son las nueve (9) reglas:

1. Hacer más de lo que se supone que hagamos: Trabajamos por una paga, trabajamos para poder sobrevivir. Muchos de nosotros estaríamos haciendo muchas otras cosas si la cuestión no dependiera del dinero, pero el mundo no espera por nuestra “felicidad” o nuestro placer. El mundo funciona con dinero y hay que hacer algo para conseguirlo.

Lo otro es que, en muchos casos, donde sea que trabajemos, nos piden el máximo desempeño posible, pero nos pagan realmente poco por hacerlo. Somos pocos los que nos sentimos bien retribuidos, nos piden dar el máximo, pero nos pagan lo mínimo posible. ¿Es ese tu caso? Muchas veces ni las gracias nos dan, al contrario, no falta el patán con cargo que nos diga: “eso es lo mínimo que se espera de ti, que hagas las cosas bien”.

2. Intentar cosas nuevas: ¿Para qué molestarse innovando…? Esto en psicología se llama “desesperanza / desamparo aprendido”; es cuando buscas hacer algo para cambiar las circunstancias, pero no ves ningún cambio… adiciónale a eso el hecho de que en casi todas las empresas tus ideas llegan tan lejos como la visión y apertura mental de tu jefe, o tan lejos como el presupuesto lo permita, o son tan fáciles o difíciles de implementar como la burocracia reinante lo admita.

3. Enseña a otros lo que sabes: Bueno, quizás esta sea más fácil de administrar por nosotros mismos y por la voluntad de quien quiera recibir. El que enseña aprende dos veces. Hay quien quiere recibir conocimiento y quien no; no hay necesidad de sufrir por el hecho de si a alguien le importa o no aprender de ti. Simplemente enseña y aprende, luego vuelve a enseñar lo aprendido.

Otra cosa es que se te aparezca ese jefe con miedo que teme que tu conocimiento “le corra la butaca”, pero ese no es tu problema. Hay caminos para no dejarse opacar.

4. trabajo en un juego (y el juego en un trabajo): esto suena precioso, como discurso de consultor en temas de “felicidad en el trabajo”, pero es complicado ser feliz en los trabajos actuales donde somos pocos haciendo mucho trabajo que podría estar en manos de más gente…, a sabiendas de la presión de los costos y gastos es imposible ampliar la plantilla de personal.

En un ambiente donde reina la infelicidad siempre habrá alguien dispuesto a sabotear a quien esté jugando y siendo feliz con lo que hace ¿Te suena familiar esto? ¿Sabes de quién se trata? ¿Quién es esa persona que hace eso en tu trabajo? No te dejes contagiar, esos son obstáculos que hay que remover.

 

5. Toma descansos: Si me vas siguiendo en la lectura hasta aquí, descansar puede ser muy mal visto… las pausas son indispensables para la productividad personal, pero culturalmente trabajar sin descanso se ve muy bien. Recuerda que vivimos en una sociedad basada en la estupidez que se refuerza y se premia a sí misma. Descansar es inteligencia, reventarse es estupidez; nos van a premiar por reventarnos y, cuando estemos reventados, nos despedirán porque “no dimos la talla”.

6. Trabaja cuando otros estén descansado: esto tiene que ver con salirse de las zonas de confort, con avanzar cuando los demás se estancan. ¿Avanzar hacia dónde? Esta respuesta es solo tuya, y espero que te la hagas con frecuencia porque nadie te la va a responder y es crucial que te la respondas; de otro modo te verás incendiado en una sobrecarga de trabajo sin sentido, sin rumbo.

7. Siempre mantente creando: regresa a los numerales (2), (5) y (6) ¿Cuál es el balance de todo esto en tu vida? ¿Te queda claro? ¿Creando qué y para qué? La cruda realidad es que cuando somos empleados mucho de lo que creamos es para otro; el beneficio de la creación no siempre es para nosotros o para una causa genuinamente inspiradora ¿Vas comprendiendo el sabor de todo esto? La rentabilidad no toca tu vida.

8. Haz realidad tu propia inspiración: ¿Te has sorprendido copiando algo? ¿Te has sorprendido queriéndole dar gusto a alguien más? ¿Hace cuándo no mandas a la mierda a nadie? ¿Hace cuánto no haces algo genuinamente tuyo?

9. Ama lo que haces, o déjalo: vivimos en la civilización de los sobrevivientes. Como le he dicho antes, somos la generación de los aburridos. A varias personas le hecho la pregunta sobre: ¿Qué estarías haciendo si el dinero no fuera un problema? El 95% de las veces me quedo boquiabierto con las respuestas que recibo. La mayoría estamos haciendo cosas que no queremos o que no nos importan, solo trabajamos porque necesitamos el dinero para sobrevivir o para poder financiar lo que de verdad nos importa. El trabajo es eso que ocurre entre pago y pago.

Así es complicado que nos pidan dar más, que nos comprometamos con dar la “milla extra”, con innovar y con cosas de ese estilo que suenan preciosas en los discursos de las áreas de recursos humanos, pero que sabemos de fondo que son una cadena de eufemismos para un batallón de gente cansada, frustrada, perdida y desengañada. Tampoco se trata de que solo nos suban el salario a todos, igual esto nunca será suficiente para nadie.

Sé que sueno pesimista, casi sin salida, pero como conclusión voy a lo siguiente:

  1. Encuentra algo que te guste y te apasione…
  2. Si lo haces nunca sentirás el esfuerzo de hacerlo…
  3. Compártelo con otros, regálalo, enséñalo, distribuye tu felicidad…
  4. Convierte eso que haces en un juego, en tu maestría, en “lo que haces muy bien”
  5. Tómate descansos, pausas, reflexiona sobre eso, cambia de actividad
  6. Diviértete sin parar y no dejes que otros te pongan el ritmo
  7. Mantente creativo, siempre se puede mejorar y siempre hay algo por aprender y ensayar
  8. Haz realidad tu propia inspiración con eso que te gusta y que amas
  9. Si haces algo que no te gusta y que no amas, déjalo porque o si no te quitará tiempo para hacer aquello que de verdad te importa… y te frustrarás después

Que te sirva todo esto, eso espero.

mychristiandaily.com/wp-content/uploads/2016/11/AlecBaldwin-Frustrated.jpg

 

*

 

Anuncios

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s