Al naranjo no le importa ser roble: La ilusión del éxito

Tomado de: 2 / 2 Steve Lambert, Capitalism Works for Me! (True/False) https://www.artsadmin.co.uk/projects/2-degrees-festival
Tomado de: Steve Lambert, Capitalism Works for Me! (True/False) https://www.artsadmin.co.uk/projects/2-degrees-festival

Bien, hoy es el gran día en el que te das cuenta de que lo has hecho a lo grande; eres el “entrepeneur” del que cualquiera está orgulloso, tienes en tus manos la “super compañía” o el “star up” excepcional que produce millones… o si no es este el camino, entonces  tienes el empleo de lujo en una compañía de alta reputación y te pones el sueldo que pocos tienen. Sí señores, tienes prestigio, fama, reputación, todos te buscan (sobre todo para venderte cosas), alardeas un poco en Facebook, lo dejas bien en claro en Linkedin y a nadie le cabe duda de que en el libreto social encajas en el estándar más alto, hiciste bien la tarea y no hay dudas de que “triunfaste”.

A nadie le importa cómo pasó todo esto o si estás pagando un precio alto por llegar a ese punto; nadie sabe bien qué hiciste, pero lo lograste. Te asomas a la ventana, ves la gente pasar por la calle y te dices “hormigas miserables, los vencí a todos… o bueno, no a todos, pero sí a la inmensa mayoría…”, luego aparece de nuevo el fantasma “ahora a demostrar por qué estamos aquí, esto no se detiene, todavía me queda más gente por vencer porque voy por ‘la que sigue’ (meta)”, y te das cuenta de que sobrevives ahí, pero no estás en realidad.

Pasa el tiempo y te das cuenta de que era solo una ilusión.  Te has montado en un tren de vida que te demanda más atención que antes, más gastos, más trabajo y más presión. Las cosas se complican, no era el jardín de rosas que parecía cuando se veía desde afuera, cuando creías en la ilusión.

En el mejor de los casos te das cuenta de que estás en una jaula de oro, pero en la mayoría de los casos te das cuenta de que no es así. Asumes que esa es la vida, que es el “precio que tienes que pagar” por llegar a donde estás y poco a poco dejas que la existencia se te drene, que la energía vital se te apague, porque te encargaste de construir un mundo “no–tuyo”, sino un mundo para otros, un mundo para encajar en el vacío, un mundo para cumplir el libreto.

Entonces, cómo mides tu éxito… aquí importa mucho tu sinceridad contigo mismo (a):

Respondiéndote estas preguntas ¿Te diste cuenta de algún cuento en el que crees? ¿Te das cuenta de que es una narración que no necesariamente es tuya? ¿De dónde viene esa narración? ¿Quién te “metió” ese cuento? Socialmente le damos importancia a esa narración. Toda esta inseguridad interior la expiamos sintiéndonos más superiores que los demás, así tenemos con qué defendernos, así tenemos con qué humillar antes de que nos humillen. Esta carrera no termina porque siempre hay alguien más a quién humillar y con posibilidad de que pueda humillarnos, entonces buscamos algo nuevo que nos dé más éxito, algo con qué seguir resguardando nuestra inseguridad.

Nos investimos de poder y de todo lo que lo sostenga; todo eso no son más que símbolos; esa tal vez sea la parte más loca y más enferma porque como sociedad le damos importancia a todas esas cosas, nos dejamos afectar por tonterías y le ponemos emoción a todo eso, como si fuera algo real.

Un roble y un naranjo están sembrados uno al lado del otro. El naranjo es naranjo nada más y no se la pasa añorando tener la madera del roble. El roble tampoco se la pasa añorando poder dar las naranjas del naranjo; el roble simplemente “es” roble. Somos lo que somos y punto. Esenciales, simples, somos el propósito de solo ser. Somos exitosos siendo lo que somos, acercándonos tanto como podamos a la verdadera versión de quién somos, siendo “el observador”, siendo el silencio que queda después de que nos quitamos todo lo que nos vamos poniendo. Es una versión dura del éxito y a mi modo de ver, la más exigente de todas las versiones en esta vida, la versión de ser quienes somos.

¿En cuál versión te montaste…?

Anuncios

7 comentarios en “Al naranjo no le importa ser roble: La ilusión del éxito

  1. Que buen articulo, el gana pierde la base de la sociedad para ser algo que te satisfaga en el mundo debe estar directamente relacionado con la perdida de otro y eso nos hace ganadores?, que miseria. Gracias ! lo comparto en mi fan page

      • Nosotros aqui en Colombia trajimos una metodología llamada Dragon Dreaming creada por un australiano John Croft que tomo la sabiduria de los indigenas australianos, la teoria sistemica y del caos para hacer una metodología de proyectos para que sean primero win-win-win, sostenible y que tenga éxito. Si no es gana-gana no es sostenible y es verdad si alguien pierde tu o yo o la tierra no hay éxito.

  2. Tu texto sobre el naranjo y el roble me ha recordado un texto sobre la envidia

    “– ¿es malo desear ser una farola? – se preguntaba el árbol mirando el tubo alargado de hierro– ¡quiero encenderme por las noches!
    – pues a mí me parece mas interesante florecer en primavera, dijo un perro
    – ¡yo quiero aullar a la luna! comentó la casa de la esquina
    Al poco rato se añadieron mas lamentaciones. Un río que pasaba por allí se detuvo al oír las quejas.
    – ¡tened cuidado!– les advirtió la voz del agua– ¡si desconocéis vuestro valor os covertireís en una sombra que palidece cuanto mas desea lo que tiene el otro!

    Rodeados de lo que no tenían se durmieron. El árbol se puso a soñar con pájaros de colores, mientras la casa y el perro soñaron con una ciudad que soñó con un río que pasaba por allí.”

    “Recetas de lluvia y azúcar”, Mónica Gutiérrez Serna

Tus comentarios le dan vida al sitio:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s