Y último día 10: Suelta… perdona… y olvida

dejar-ir

Decirlo es facilísimo, pero hacerlo es una mierda. Es complicado borrarse de la mente lo que se escribió en el alma. Son recuerdos eternos, y si hiciste como te dije en la entrada de ayer, es mucho peor, la cosa se complica más. Son sensaciones y querer volver a eso es como una droga, como una especie de adicción. También hay que decirlo, hay que reconocerlo.Leer más »

Veinte razones por las cuales mi blog no gusta ni tiene tráfico

peye

 

Hace un par de días discutía con un mi amigo Carlos Peña sobre el tráfico de nuestros blogs y yo le decía que casi tres años después no siento que Mantenlo Simple despegue o que tenga las visitas adecuadas para el tiempo y atención que le destino. De hecho, puedo decir que el tráfico se ha estancado en una mediocre y estática medida.Leer más »

Sabiendo de qué lado jugar: Simplismo vs. Simplicidad

Simplicidad-simplismo

 

Ésta es una breve reflexión sobre la sutil y delicada diferencia entre sólo verse el ombligo y observar alrededor, entre buscar caminos o acostumbrarse, entre no intentar nada distinto o crear una forma nueva de hacer las cosas. Ambas palabras, aunque puedan sonar parecidas, denotan dos actitudes totalmente diferentes frente a la vida, dos actitudes frente al dar y el darse, entre ser “demanda” o ser “oferta” para el mundo. ¿Con cuál juegas tú?Leer más »

La paranoia de omisión: “Todo me tiene que salir perfecto”

Carl Jung decía que “toda teoría es una confesión personal”, y este blog encaja perfecto en ese patrón. “Mantenlo Simple” es una confesión personal, una opción de vida y un camino por recorrer; es un vehículo para vencer la complejidad, derrotar el perfeccionismo y la necesidad de control. Leer más »