Podemos decir no sin culpa y sí sin miedo

Somos unos “prostitutos”, manipuladores y miedosos. Ya sea que se trate de dejarnos “obligar” a tomar licor a la fuerza o de justificar la compra de tonterías que no necesitamos, vivimos echándonos el cuento de que somos muy libres y dueños de nuestras decisiones. Haz la cuenta de cuántas son las cosas a las que les dices que sí y a cuáles les dices que no. Luego haz un ejercicio de descarte para ver cuáles de esos “síes” o “noes” en verdad son tuyos… pero hazlo “de verdad, verdad”.

Leer más »

El valor y la valentía de “no saber”

duda-no-seProbablemente hemos afrontado situaciones en las que recibimos las miradas acusadoras o burlonas de algunos seres que nos juzgan cuando decimos: “no sé”. Crecemos en una cultura que nos premia por vomitar respuestas y nos castiga por rumiar preguntas. Nadie dice que haya que pasar por la vida sin “saber” nada, pero tampoco hay que llevar el juego al extremo de que tengamos que inventarnos incluso lo que no sabemos para poder “quedar bien” con los demás.Leer más »