El Hoyo: un análisis aficionado para que no te molestes en leerlo

No espero que nadie lea esta entrada. Es la primera vez que escribo una entrada espontánea y a dos manos. Esta vez la protagonista fue mi amiga del alma, Claudia Mesa. Hace unos días me recomendó que me viera las películas “El Hoyo” (la española) y “Parásitos” (la coreana). En la noche del jueves pasado hice la tarea de ver El Hoyo y hoy sábado le di mis comentarios. Si no te has visto la película, no sigas, si ya la viste, no importa que leas esto. En todo caso, no quería dejar perder este humilde y desapasionado análisis de lo que más nos gustó de una película que, para nuestro gusto, es sencillamente brillante.

Este diálogo transcurre a través de un chat de Whatsapp, así que me di a la tarea de copiarlo tal cual y sin correcciones. De antemano me excuso por los posibles errores.

Leer más »

Las puertas que se abren, si no se cruzan, tardan tiempo en volver a abrirse

Tengo una amiga que está aburrida en su trabajo… como lo está el 90% de la gente que conozco. Me preguntó por una vacante que hay donde trabajo y empecé a explicársela porque sé que tiene todo lo necesario para aplicar y para ser exitosa en ella…, pero “llegó el pero…”.Leer más »

Cómo saber si nos estamos “dando látigo”

auto-flagelacion-darse-latigo

¿Todavía no crees que te das látigo? Ya hemos revisado por qué lo hacemos. A veces es tan inconscientemente que no lo percibimos, por eso en esta entrada nos aproximaremos a entender cómo es que ocurre.

Auto–crítica permanente

La auto–crítica es una especie de castigo verbal auto–inflingido.   Nos maltratamos  mentalmente porque no hicimos lo suficiente o lo que creíamos correcto. La autocrítica te enseña cuáles son las voces que te habitan, qué es lo que “piensan” esas voces, cuáles son sus creencias y sobre todo, cuáles son los estándares aprendidos.Leer más »

Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes

preguntas_nuevo_año

Llámalos como quieras: deseos, metas, propósitos, fines, etcétera. La época de fin de año es propicia para evaluar lo que hicimos y re-plantear lo que queremos. El problema es que, terminado enero y pasada la euforia de las fiestas, la vida vuelve a la normalidad y la lista se queda en “buenos propósitos” que jamás se cumplen.Leer más »